•  |
  •  |

En estas vacaciones muchos estamos deseosos de tomar días de sol, playa y relax, pero cuidado, hay prácticas de verano, que pueden afectar nuestra salud.

Permanecer con los trajes de baño húmedo por muchas horas o sumergidos en el agua, bajo el intenso sol, son prácticas comunes que afectan nuestro organismo, comentan especialistas consultados.

Los médicos recomiendan no exponerse al sol entre las 11 y las 4 tarde, para evitar quemaduras solares que sean nocivas para la piel. “Esa acumulación de sol es irreversible y nos puede llevar a un fotoenvejecimiento prematuro, o provocarnos un cáncer de piel a temprana edad”, señala la dermatóloga Tania Teller.

Las mujeres en cambio están expuestas a diversas infecciones vaginales, que las pueden adquirir en aguas estancadas, como las piscinas o el uso de ropa no adecuada y húmeda por mucho tiempo.

“Una de las más frecuentes en este verano es la candidiasis vaginal, un hongo, que se produce en todas las partes donde hay humedad, lo que puede provocar un flujo vaginal acompañado por una comezón en tus genitales”, advierte la ginecóloga Greta Solís.

Entre las recomendaciones que brindan los expertos destacan:

  1. No compartir las toallas húmedas con otras personas, además de objetos personales.
  2. Utilizar ropa de algodón.
  3. No permanecer con ropa húmeda por mucho tiempo.
  4. Aplicarse bloqueador solar es importante.
  5. Pasar el tiempo justo en el agua, para evitar las radiaciones solares  prolongadas.