elnuevodiario.com.ni
  •   Panamá  |
  •  |
  •  |
  • EFE

América Latina, y en especial Centroamérica, pueden convertirse en un "paraíso" para las personas que delinquen a través de internet, si no se tipifican los ciberdelitos y no se armonizan las legislaciones penales regionales, alertó hoy en Panamá una experta.

"No es lo mismo una estafa económica que una ciberestafa. En la primera se engaña a una persona y, en la segunda, a una máquina. Si eso no lo recoge la ley, el criminal puede salir impune", alertó la experta en ciberseguridad de la Conferencia de Ministros de Justicia de los Países Iberoamericanos (COMJIB), Mar Carrasco.

Carrasco, que también es catedrática en la Universidad de Alicante (España), instó así a tipificar el cibercrimen, un fenómeno "internacional y trasnacional", pero relativamente nuevo en América Latina y en la región.

"La ciberdelincuencia va ligada al desarrollo de internet. En el momento en que Latinoamérica se ha convertido en una zona con mayor acceso a internet, la ciberdelincuencia se ha duplicado", explicó la experta española.

Si no recogemos todos estos delitos en los códigos penales de los países de Centroamérica, apuntó, "se corre el riesgo de que la región se convierta en un paraíso para los ciberdelincuentes".

Costa Rica y República Dominica son los países que llevan la delantera, según esta catedrática española, en materia de legislación cibernética.

Carrasco acude como experta en ciberseguridad a un taller convocado por la COMJIB, que reúne en Panamá a autoridades jurídicas centroamericanas con el propósito de fortalecer la cooperación jurídica en la lucha contra el crimen organizado e introducir nuevos tipos penales, como son los cometidos a través de internet.

  • Los más comunes

Para esta experta española, los ciberdelitos que más proliferan en Centroamérica son los fraudes económicos y el "hacking" aunque, en su opinión, hay que prestarle "especial" atención al "fishing", una práctica que consiste en suplantar la personalidad de alguien usando datos personales como contraseñas, usuarios y correos electrónicos.

"No tenemos más que mirar en cualquiera de nuestros mails para comprobar la cantidad de correos de fishing que nos mandan", apuntó Carrasco.

La armonización de los tipos penales, es decir, que la ciberdelincuencia se castigue del mismo modo en todos los países de Centroamérica, contribuirá a erradicar esta práctica "que comienza en un determinado país, pero cuyos resultados o daños se están dando en otros países distintos".

"Lo que es delito aquí, tiene que ser delito allí", explicó esquemáticamente.

Carrasco reconoció también que es difícil determinar con exactitud el número de ciberdelitos que se cometen porque los afectados no siempre denuncian ni dicen la verdad, lo que provoca que en las estadísticas haya muchas "cifras negras".

"A un banco no le interesa decir que ha sufrido un (episodio de) hacking porque pone en cuestión su sistema de seguridad. Hay un gran problema para saber realmente cual es la tasa de criminalidad, pero podemos decir que la ciberdelincuencia es mayor que el tráfico de drogas", concluyó la experta de la COMJIB.

La COMJIB desarrolla, en colaboración con el Sistema de Integración Centroamericana (SICA), el Proyecto de Armonización de la Legislación Penal contra el crimen organizado en Centroamérica, que se integra en la Estrategia de Seguridad de Centroamérica y tiene fondos de la Unión Europea.