•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La organización separatista armada vasca ETA ha declarado como "objetivos" a las personas y empresas que participen en el proyecto de tren de alta velocidad en el País Vasco, al tiempo que reivindican su autoría de tres atentados en un comunicado.

"Mientras se siga adelante con esta destrucción y este macroproyecto por decreto y sin debate público, los citados responsables y sus propiedades que participan en el proyecto del Tren, serán objetivo de ETA", afirma la organización armada en un comunicado enviado al diario independentista Gara, habitual canal de comunicación de ETA.

ETA reivindicó el asesinato a tiros de Ignacio Uría, un empresario de 70 años, cuya empresa estaba vinculada con el proyecto del tren de alta velocidad. La organización armada aseguró que decidió asesinarlo, no sólo por su implicación en el proyecto ferroviario, sino también por "negarse a pagar el impuesto revolucionario", la extorsión a que ETA somete a algunos empresarios exigiéndoles dinero.

Exigen parar proyecto de Tren de Alta Velocidad
"Queremos enviar un aviso claro a los ingenieros, técnicos superiores, responsables o dirigentes de empresas que participan en las obras o tienen que ver con ello para que suspendan los trabajos y se pueda producir el debate público que están reclamando los agentes populares", señala la organización armada vasca en su comunicado.

ETA incluso pide a los vascos "levantarse contra el Tren de Alta Velocidad. Sólo las movilizaciones y la presión popular pueden detener este proyecto destructivo que agujerea Euskal Herria de lado a lado".

Se atribuyen bomba en canal de TV
La organización armada vasca también reitera sus amenazas contra los medios de comunicación tras reivindicar el atentado con una furgoneta bomba contra la sede de la televisión regional vasca EITB y diversos medios de comunicación el pasado 31 de diciembre, en la que no se produjeron heridos.

En el atentado se vieron afectados asimismo la televisión privada Antena 3, la radio Onda Cero y los diarios económicos Expansión y El Mundo, a los que ETA acusa de ser "supuestos medios de comunicación que trabajan en favor del fascismo español".

Respecto a EITB, ETA la acusa de "hacer efectivo el apartheid político mediático y la ilegalización que está soportando la izquierda abertzale, independentista radical, sometiéndose a los dictados de España". La organización armada acusa a la televisión  de seguir el dictado del Partido Nacionalista Vasco, gobernante en la comunidad autónoma.

Junto al asesinato de Uría y el atentado contra EITB, ETA también reivindica un atentado contra un repetidor de televisión llevado a cabo el pasado 20 de noviembre en Bilbao, similar al que llevó a cabo con una bomba el pasado día 16 en otro repetidor en la localidad guipuzcoana de Hernani.

En este caso, la policía vasca desactivó otros dos artefactos explosivos colocados como trampas para explotar cuando llegaran los agentes.

Considerada responsable de 825 muertes en 40 años de lucha armada por la independencia del País Vasco, ETA puso fin a mediados de 2007 a 15 meses de tregua, tras el fracaso de las negociaciones con el gobierno socialista español.  Desde la ruptura de su alto el fuego, ETA ha asesinado a seis personas: tres guardias civiles, un militar, un ex concejal municipal socialista y un empresario vasco.