Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El presidente Barack Obama escogió una red de televisión árabe para su primera entrevista televisada formal como mandatario, parte de un esfuerzo tendiente a enmendar las relaciones con el mundo musulmán, dañadas por el gobierno anterior.


La entrevista por el canal de cable Al-Arabiya, el martes, señaló el compromiso de Obama de reparar relaciones con el mundo musulmán que se habían visto afectadas durante el gobierno de George W. Bush.


En la actualidad, Estados Unidos ocupa dos países de mayoría musulmana: Afganistán e Irak, y ha comenzado a atacar presuntos objetivos de al-Qaida y de la milicia religiosa Talibán en Pakistán, una nación musulmana armada con bombas atómicas. Washington también ha ofrecido fuerte respaldo a Israel en su lucha contra la organización islámica Hamas, que controla la Franja de Gaza.


Obama dijo que es su intención ocuparse de inmediato de la situación en Medio Oriente. Su nuevo enviado a la región, el ex senador George J. Mitchell, debe llegar a Egipto el martes para una visita que también lo llevará a Israel, Cisjordania, Jordania, Turquía y Arabia Saudí, pero no a Gaza, escenario de una devastadora ofensiva israelí que dejó más de 1,200 palestinos muertos, aproximadamente la mitad civiles, según informaron las autoridades de salud pública de Gaza.


“Mi tarea es comunicar al mundo musulmán que los norteamericanos no son sus enemigos”, dijo Obama a Al-Arabiya, de propiedad saudí y con sede en Dubai.

Reconoce errores pasados

Obama señaló que Estados Unidos cometió errores en el pasado, pero “el mismo respeto y asociación que Estados Unidos tuvo con el mundo musulmán hasta hace 20 o 30 años... pueden ser restablecidos”.


Expresó que le ha pedido a Mitchell “comenzar a escuchar, pues con mucha frecuencia, lo que hace Estados Unidos es dictar” órdenes.

Obama grabó el lunes la entrevista con la televisora.

La entrevista complementó los primeros esfuerzos del nuevo gobierno para extender la mano a los líderes árabes en la región, quienes han estado cautelosos, en el mejor de los casos, sobre los esfuerzos de Estados Unidos para mediar en un acuerdo de paz entre Israel y los palestinos.


El presidente reiteró el compromiso de Estados Unidos con Israel como un aliado, y su derecho a defenderse; pero sugirió que Israel debe adoptar decisiones duras y que Washington podría presionar para que lo haga.


“No podemos decir ni a los israelíes ni a los palestinos qué es lo mejor para ellos. Ellos van a tener que tomar algunas decisiones. Pero creo que es el momento oportuno para que ambas partes se den cuenta de que el camino en el que están no los llevará a la prosperidad y seguridad para su gente”, señaló.


Obama agregó: “Hay israelíes que reconocen que es importante lograr la paz. Ellos estarían dispuestos a hacer sacrificios si el momento es adecuado y si existe una colaboración seria de la otra parte”, añadió.