Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Los óctuples que nacieron en un suburbio de Los Ángeles (California, oeste) están respirando sin ayuda, al día siguiente de haber llegado al mundo por cesárea seis niños y dos niñas, anunció ayer martes el equipo médico que atendió este parto múltiple.


“Están respirando por sí solos”, declaró el doctor Mandhir Gupta, especialista en neonatología del hospital Kaiser Permanente de Bellflower (30 km al sureste de Los Ángeles), en una conferencia de prensa el martes después del mediodía.


Dos niños que se encontraban asistidos por respiración artificial después de nacer, desde el lunes por la noche pudieron empezar a respirar por cuenta propia, explicó el doctor visiblemente emocionado.


“Ellos siguen necesitando oxígeno, pero sólo a través de un tubo en la nariz, por lo tanto ellos hacen prácticamente solos todo su trabajo de respiración”, agregó Gupta, al agregar que en este momento el pronóstico vital de los ocho pequeños es bueno.


Los niños, que nacieron con una diferencia promedio de 36 segundos entre ellos, el lunes, fueron prematuros al nacer nueve semanas y media antes del término del embarazo y pesaban entre 820 gramos y 1,54 kg.

Un octavo no percibido

La madre que en cinco minutos vio nacer a sus ocho niños esperaba siete, pues un octavo, “el H” --como los denominaron los médicos--, nunca fue percibido en las ecografías, según explicó el portavoz de este equipo, compuesto por 46 miembros del hospital que habilitó cuatro salas de parto para atender este caso.


“Después del bebé G, que atendimos, fuimos sorprendidos por la llegada del bebé H”, precisó Maples en una conferencia de prensa, revelando que esta operación demandó apenas cinco minutos, entre las 10H33 y las 10H38 (18H33 y 18H38 GMT).


El lunes “fue una jornada sin precedentes y llena de excitación en las salas de operación, de trabajo y de parto, debido a que nuestro equipo de 46 médicos, enfermeras y terapeutas trajo al mundo a ocho bebés, todos nacidos vivos y muy vigorosos”, indicó Karen Maples, obstetra del hospital administrado por la sociedad Kaiser Permanente.


El equipo médico se rehusó a ofrecer cualquier comentario sobre los antecedentes de la madre, ya sea sobre eventuales antecedentes de alumbramiento o de un tratamiento contra la infertilidad, procedimiento que tiene por consecuencia un neto aumento de la proporción de nacimientos múltiples en las últimas décadas.


Según el doctor Mandhir Gupta, jefe de la unidad de neonatología del hospital, “todos los niños (...) están actualmente en una unidad de cuidados intensivos, y se encuentran en estado estable. Dos de ellos están con respirador artificial y un tercero tiene también necesidad de oxígeno”.


Pero “los demás respiran” por ellos mismos, afirmó. Según él, los bebés “enfrentan numerosos obstáculos” para sobrevivir. “El peso es una inquietud (el más pequeño de los bebés) tiene un largo camino por delante”, explicó.


En cuanto a la madre, el doctor Gupta dijo que “va muy bien; está muy feliz de haber tenido todos esos bebés y que ellos se encuentren bien hasta este momento”.


Según Gupta, la madre “tiene la intención de amamantarlos; es una mujer fuerte”.

El segundo en historia de EU

En un comunicado de prensa, el grupo Kaiser Permanente aseguró que se trata del segundo nacimiento de óctuples en la historia de la medicina en Estados Unidos. Si todos sobreviven, serían entonces un caso sin precedentes.


El anterior nacimiento de óctuples en el país, seis niñas y dos varones, se produjo en Houston (Texas, sur) en 1998. Una de las niñas murió una semana después de nacida y los otros siete viven aún.