elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, se declaró precandidato a las elecciones presidenciales de 2012 y juró que se consagrará "íntegramente al pleno servicio del pueblo venezolano". Las declaraciones fueron brindadas después de conocer que el 54.36% de la población venezolaa votó a favor del Si en el referendo de este domingo. Una de las promesas de Chávez para estas elecciones es atacar la criminalidad.

"Quiero comprometerme en una batalla en contra de la inseguridad en las calles. Tenemos que emprender la lucha contra la corrupción, contra el despilfarro, contra el burocratismo y la ineficiencia", enlistó el mandatario ante miles de seguidores que celebraron su victoria y agregó "en estos cuatro años que nos quedan de este periodo de gobierno debemos dedicarnos a la consolidación de lo logrado. Tenemos que fortalecer las misiones sociales".

Después de diez años en el Gobierno, Chávez goza de una popularidad de más de 50%. Lo mejor valorado de su gestión son los programas sociales, llamados "misiones", en salud básica, educación y venta de alimentos subsidiados, aunque se le reprocha que no enfrente problemas como la inseguridad, que en 2008 produjo 49 muertes por cada 100.000 habitantes, según el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV).

De igual manera, algunos analistas creen que el desplome en los precios del petróleo, principal recurso de Venezuela, la elevada inflación y los recortes del gasto público dificultan su mantenimiento para vastos sectores de la población. Para el economista Asdrúbal Oliveros "los recursos extraordinarios que tiene Chávez no durarán más allá del 2009, de forma que en 2010 habrá ajustes porque no se recuperarán los precios de petróleo de forma significativa. Y eso tendrá un impacto en su popularidad". El barril de crudo venezolano apenas supera los 35 dólares actualmente, frente a los casi 130 dólares registrados en 2008 y a los 60 calculados en el presupuesto de 2009.

Hasta mediodía de este lunes, ningún vocero del gobierno o del oficialista Partido Socialista Unido (PSUV) se había mostrado a la opinión pública, mientras que la oposición, aunque perdió en el referendo logró su mejor votación en diez años con más de cinco millones de votos, destacó su avance y prometió evaluar errores respecto con las elecciones legislativas del año próximo.

"El país está partido en dos mitades casi iguales. Dos mitades que tienen los mismos problemas y padecen las mismas desatenciones, que sufren por la inseguridad, el desempleo y la inflación", manifestó en rueda de prensa Luis Ignacio Planas, secretario general del partido democristiano Copei y agregó que "Chávez tiene diez años en el poder, pero no tiene diez años gobernando. Tiene diez años en campaña electoral".

En tanto, Antonio Ledezma, alcalde metropolitano de Caracas, hizo un llamado a la unidad de los opositores y pidió hacer un ejercicio de autocrítica: "no podemos limitarnos a enumerar las arbitrariedades que se cometieron (en la campaña electoral). Tenemos que hacer un análisis sobre qué hicimos bien y qué pudimos hacer mucho mejor, para que ese análisis nos arroje una enseñanza", expuso el alcalde.

Las próximas elecciones, que se celebran en 2010 para escoger los diputados a la Asamblea Nacional (Parlamento), son consideradas de enorme importancia para la oposición, que no tiene ahora representación parlamentaria alguna, luego de que decidió boicotear las legislativas de 2005 retirando todas sus candidaturas."Hay derrotas que si son bien entendidas en términos de 'qué hice bien' y 'qué es lo que me está faltando', pueden anteceder grandes victorias", señaló el psicólogo social Ángel Oropeza.