•   Moscú, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El líder comunista ruso, Guennadi Ziugánov, se opuso hoy a enterrar este año la momia del fundador de la URSS, Vladímir Lenin, coincidiendo con el aniversario de la Revolución Bolchevique de 1917.

“Los que están sacando ese tema son, hablando claro, unos provocadores. Este es un año de celebración, es un año en el que hay que buscar soluciones y no instigar disturbios masivos”, dijo Ziugánov a la televisión pública.

Ziugánov recordó que Lenin fue depositado en 1924 en el mausoleo de la Plaza Roja “por decisión de las altas instancias del poder” en el país, lo que fue apoyado por todas las regiones de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

“Lenin fue 'enterrado' según los cánones ortodoxos, ya que sepultar en criptas es una tradición ortodoxa. Yo vi a Iliá Múromets (héroe medieval ruso) enterrado en el monasterio de Pechora en Kiev”, insistió.

En su opinión, el asunto de la momia de Lenin está “decidido” desde el punto de vista histórico y legal y, en el ámbito científico, “el experimento (de conservación) tiene una grandísima importancia”.

“Desde el punto de vista político y moral, la era soviética está representada en los 'enterramientos' de la Plaza Roja. Junto a Lenin hay más de 400 personas, de ellos 32 mariscales soviéticos, 10 comandantes”, aseguró.

Recordó que también yace a los pies de las murallas del Kremlin el primer cosmonauta de la historia, Yuri Gagarin, entre otras figuras históricas. Ziugánov se preguntó si los autores de esa propuesta ya han decidido por quién empezarán a dar sepultura, “aunque no les dejaremos desenterrar a nadie”.

La Casa Imperial de Rusia, que representa a la dinastía Románov derrocada por los bolcheviques, aboga por el entierro de la momia de Lenin, al igual que la oposición liberal.

Al respecto, el presidente ruso, Vladímir Putin, se ha mostrado en contra de decisiones precipitadas que puedan provocar una división en la sociedad.

En Siberia

Con la excepción de los 1,360 días durante la Segunda Guerra Mundial en la que el cuerpo embalsamado de Lenin fue evacuado a Siberia, la momia del fundador de la Unión Soviética ha estado expuesta permanentemente frente a las murallas rojas del Kremlin.

Mientras el mausoleo resiste a duras penas el paso del tiempo, cada vez son más los rusos que abogan por enterrar el cuerpo de Vladímir Ilich Uliánov “Lenin” (1870-1924) en un cementerio.

Según las encuestas, más de la mitad de los rusos es partidario de que Lenin descanse bajo tierra en un camposanto, porcentaje que ha ido en aumento en los últimos años.

Aunque Lenin no dejó testamento, su viuda, Nadezhda Krúpskaya, se opuso a la exposición del cuerpo de su marido y dijo que el líder bolchevique había expresado su deseo de descansar junto a su madre y hermano en el cementerio Vólkovskoye de San Petersburgo.