•   Indonesia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un enfermo mental indonesio permanece encadenado a un poste en el patio trasero de su vivienda en la localidad de Lawang, Ciamis, Indonesia. Según el ministerio de Sanidad indonesio, en el país viven alrededor de 19 millones de enfermos mentales, de los cuales 57,000 permanecen encadenados, y la mayoría de ellos carecen de tratamientos médicos adecuados.

En el manicomio de Yayasan Galuh, ubicado en este país subsisten hacinados 250 pacientes, en él se aprecia la deplorable situación del sistema nacional de atención psiquiátrica y el lamentable trato que este dispensa a más de 20,000 enfermos. Cerca de la mitad de las personas internadas en este sanatorio están confinadas en un recinto enrejado y encadenados a columnas, un método que denominan “pasung” en indonesio. Los enfermos duermen, comen y defecan, todo en un espacio que mide un metro cuadrado. Este manicomio, que carece de paredes de piedra y tiene un tejado pequeño, se anega cuando llueve, un fenómeno que algunos agradecen, pues contribuye a reducir el olor pestilente.