• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El entorno laboral no siempre es el soñado. Muchos factores influyen en el buen o mal funcionamiento de los colaboradores de una empresa, como la hora de entrada, la carga laboral, la familia, las relaciones interpersonales, en fin, cada quien lo vive de diferentes formas.

Sin embargo, hay un factor que causa mucha preocupación en los organismos internacionales de salud: el estrés laboral. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que el estrés laboral afecta negativamente a la salud psicológica y física de los trabajadores, y a la eficacia de las entidades para las que trabajan, según registra su publicación “La organización del trabajo y el estrés”.

La OMS valora que un trabajo saludable es aquel en que la presión sobre el empleado se corresponde con sus capacidades y recursos, de lo contrario, se corre el riesgo de entrar en estrés laboral y, por ende, una afectación a su salud.

El Dr. Francisco Becerra, Subdirector de la Organización Panamericana de la Salud, aseveró que “hoy el mundo del trabajo — con sus avances industriales, la globalización, el desarrollo tecnológico y las comunicaciones virtuales — nos impone retos y condiciones que con frecuencia exceden los límites de nuestras habilidades y capacidades. Su resultado es el estrés, que puede conducirnos a disfunciones físicas, mentales y sociales; incluso dañar nuestra salud, mermar nuestra productividad y afectar nuestros círculos familiares y sociales”.

Es por ello que urgen soluciones para mejorar las condiciones en los puestos laborales, evitar caer en el estrés laboral y, por consiguiente, evitar enfermedades cardiovasculares.

El estrés es una respuesta natural difícil de evitar, sin embargo, existen varias claves que podemos realizar para combatirlo, por ejemplo: medir nuestro tiempo y no andar contra reloj; repasar nuestras tareas del día y procurar realizarlas en tiempo y forma; calendarizar actividades y agendar acciones a realizar durante el día, tanto en tu lugar de trabajo como en el hogar.

Los especialistas recomiendan tiempos de descanso y masajes relajantes efectuados por manos expertas. En Nicaragua, en este caso, existen muchas opciones para realizarse un excelente masaje de manera profesional.

Organizar una salida para romper la rutina es otra alternativa que tanto sicólogos como personal del sistema de salud recomiendan.

“El desconectarse de la vida cotidiana ayuda a renovar energías positivas para enfrentar los retos laborales”, sostiene Becerra.

En seguida sostiene que el desconectarse por completo del trabajo puede ser un gran reto, incluso estando de vacaciones.

Y aunque la persona sea un “workaholic”, es uno de los principales puntos que pueden llevar al estrés a su punto máximo, por lo que “si pediste vacaciones, lo mejor que puedes hacer es disfrutarlas al máximo, deja tus tareas resueltas con anticipación y olvídate en la medida de lo posible de esa tensión laboral, te aseguramos que al regresar te sentirás con mucha más claridad mental”, refirió.