•   Shanghái, China  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La instalación forzosa de cámaras por el Gobierno en varias iglesias de la ciudad china de Wenzhou ha desatado enfrentamientos, tres años después de que fueran retiradas cruces en centenares de iglesias de esa misma localidad, informó hoy el diario independiente South China Morning Post.

Grupos de cristianos y funcionarios del gobierno de la provincia de Zhejiang, donde se ubica Wenzhou, llegaron a golpearse en esa ciudad conocida como "Jerusalén de China" por sus numerosas iglesias, explicó el rotativo.

El motivo fue la instalación de cámaras de vigilancia que según las autoridades eran necesarias para la lucha antiterrorista y seguridad.

"Los funcionarios del Gobierno vinieron a las iglesias y montaron cámaras por la fuerza; algunos pastores y fieles que no estaban de acuerdo con la medida fueron arrastrados", dijo un feligrés, que aseguró que algunas personas necesitaron tratamiento hospitalario.

Según el diario, el gobierno de Zhejiang emitió la orden de instalar cámaras en las iglesias en Wenzhou a finales del año pasado y comenzó a implementarla a comienzos de este año.

Esta confrontación con la comunidad cristiana de la ciudad, que se estima en aproximadamente en un millón de personas, llega tres años después de que las autoridades ordenaran la retirada en la zona de cruces en las fachadas de las iglesias alegando que eran estructuras ilegales.

Los símbolos religiosos de más de 1.800 iglesias de la provincia de Zhejiang fueron demolidos según la organización China Aid, que coordina una amplia red de activistas y cristianos clandestinos chinos.

Las demoliciones provocaron entonces continuas protestas y el régimen chino aumentó las detenciones y juicios a los manifestantes y sus abogados.

Uno de los detenidos fue el pastor Huang Yizi, encarcelado durante un año por protestar contra la retirada de las cruces y quien hoy dijo al diario que está siendo vigilado por informar a los medios de comunicación sobre la instalación de las cámaras.

"Nosotros los cristianos hacemos buenas acciones y nada para poner en peligro al público. No entiendo por qué el gobierno quiere monitorearnos", apuntaba al diario uno de los fieles entrevistados, quien aseguraba que "cuanto más dura sea la persecución, más gente será alentada a seguir la religión".

Las cruces de más de 2.000 iglesias salpicaban el horizonte de la ciudad de Wenzhou antes de la campaña de 2014 para derribarlas.

En China existen entre ocho y doce millones de católicos divididos entre los pertenecientes a la Iglesia oficial "Patriótica", controlada por el Gobierno comunista, y la clandestina, en comunión con Roma y perseguida por Pekín.

El Vaticano y China no mantienen relaciones diplomáticas desde 1951, después de que Pío XII excomulgara a dos obispos designados por el Gobierno chino, que a su vez expulsó al nuncio apostólico (diplomático), estableciendo su delegación en la isla de Taiwán.

Para reanudar las relaciones diplomáticas, Pekín exige que el Vaticano rompa previamente con Taiwán y no "interfiera" en los asuntos internos chinos.