• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Un niño kurdo a quien su padres habían llamado Messi, en honor al astro argentino Leo Messi, estuvo dos años raptado por el Estado Islámico, grupo terrorista que exigió un pago por liberar al menor, siempre y cuando le cambiaran el nombre a “Hassan”.

La noticia se conoció este miércoles, cuando los sitios Iraq Today, Kurdistan 24 English y The Bleacher Report publicaron la historia.

El padre del menor indicó que la familia estuvo dos años bajo el poder del Estado Islámico y lograron su libertad tras pagar dinero al grupo terrorista, que exigió que el pequeño se llamara “Hassan”.

Según la familia del Messi kurdo, el Estado Islámico considera que ese nombre es “infiel”.

Los kurdos pertenecen a una población que habita varios países, incluidos Irak y Siria, donde el Estado Islámico tiene enorme poder.

Leo Messi tras anotar el gol 500 con el Barcelona, en un juego contra el Real Madrid. Archivo/ENDEl sitio The Bleacher Report informó así la noticia: “Un niño kurdo de tres años de edad fue reportado como raptado durante dos años por el Estado Islámico porque había sido nombrado como la superestrella del Barcelona, Leo Messi”.

Los informes no han precisado cuánto dinero pagó la familia para liberarse del Estado Islámico.

Sí se conoce que el pequeño Messi tenía tres años al momento del rapto y que ahora tiene 5.

Además de él, el Estado Islámico tenía bajo su poder a la madre y hermana del pequeño.

Además, se sabe que Messi y su familia viven en un refugio en Irak.

Tras la situación que vivió, el Messi kurdo casi no habla, debido al daño psicológico al que ha sido sometido, indican los reportes.

Un tema que ha inquietado a los expertos es que Messi, antes de ser un rehén del Estado Islámico, jugaba con un balón de futbol, pero ahora usa más un arma de juguete.

Un video difundido por los medios de comunicación muestra al pequeño Messi con la camiseta del astro del Barcelona, pateando un balón de futbol con un adulto.

Por el momento, el astro del Barcelona no se ha pronunciado sobre el tema.

Este sería el segundo caso emblemático de un niño que ha sido relacionado con Messi.

El primero fue el del afgano Murtaza, quien el año pasado alcanzó fama cuando se le vio en un video jugando futbol y usando como camiseta una bolsa de plástico en la cual se había escrito con marcador el apellido y número 10 de la mega estrella del Barcelona.

En el caso de Murtaza, luego de que su historia se hizo viral, logró conocer a Messi y usar una camiseta real del astro argentino que milita en el Barcelona.

De Hassan o Messi kurdo, todavía se desconoce si podrá ver en persona a Leo Messi.