• Jerusalén |
  • |
  • |
  • EFE

Israel celebra hoy el Día de Jerusalén, en el que conmemora el 50 aniversario de lo que denomina la "reunificación y liberación" de la urbe, que empezó con la toma de Jerusalén Este en la guerra de los Seis días, y que para los palestinos y la comunidad internacional supuso el inicio de la ocupación.

Desde primera hora de la mañana numerosos grupos de personas recorrían la ciudadela con banderas israelíes, portando carteles o bailando y entonando cánticos conmemorativos como "Am Israel Jai" (El pueblo de Israel vive) o el simbólico rezo "Be shaná ha baa be Yerushalaim" (El año que viene en Jerusalén), por esta efeméride que este año se celebra intensamente por cumplirse el medio siglo.

Israel celebra 69 años de independencia sin resolver conflicto con palestinos

Muchos israelíes festejaban desde primera hora de la mañana ante el Muro de las Lamentaciones, el único vestigio del lugar más sagrado para el judaísmo, que paracaidistas del Ejército israelí tomaron el 5 de junio de 1967 cuando las tropas judías se desplegaron y capturaron Jerusalén Este, hasta entonces y desde 1948 controlada por Jordania junto al resto de Cisjordania. Jerusalén Oeste había quedado bajo control israelí tras la guerra de 1948.

Entre la guerra de 1948 y la de 1967, los judíos no pudieron vivir en la ciudadela amurallada y Jordania controló el acceso a los lugares santos cristianos, musulmanes y judíos. "He venido a Jerusalén para apoyar y celebrar que hace 50 años unificamos la ciudad y podemos ir a los lugares sagrados y rezar. Durante dos mil años los judíos no habíamos podido hacerlo y ahora tenemos la oportunidad", declaró a Efe entusiasmado Major Stain judío de Montreal, en Canadá, que ha viajado a Israel para la celebración.

El mayor de los eventos de hoy es la marcha conocida como "Baile de las Banderas", que se celebrará a las 17.00 hora local (14.00 GMT) y en la que miles de personas recorrerán la ciudad de oeste a este, con el Muro de las Lamentaciones como destino final, para reivindicar que Jerusalén es "la capital eterna e indivisible" de Israel, un evento al que cada año se suman más nacionalistas.

Lea: Gran revuelo por el vestido de la ministra israelí de Cultura en Cannes

Jóvenes israelíes ondean banderas en la puerta de Damasco

Los más de 300.000 palestinos que viven en la parte ocupada -Jerusalén Este- desde entonces (anexionada en 1980 en una decisión unilateral israelí que no reconoce la comunidad internacional) miran con recelo este día. Durante la jornada muchos evitan encontrarse con la manifestación ultranacionalista y la Policía corta accesos para evitar enfrentamientos entre los grupos más radicales y la población local árabe.

Para esta población, que tiene el estatus de "residente" y no de "ciudadano" en el país, la toma por Israel de Jerusalén Este supuso el comienzo de la ocupación de su territorio que reclaman como capital de una Palestina independiente.

Israel pide a los países que trasladen sus embajadas a Jerusalén

El Día de Jerusalén, que se festeja el 28 de Iyar del calendario hebreo (por lo que su fecha varía cada año en el gregoriano) se celebra desde 1968 y tiene carácter de festividad nacional desde 1998, cuando el Parlamento lo aprobó en una ley.