•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Kathia Adriana Corella Rojas, la modelo tica  que fue condenada a cuatro años y medio de prisión por lavado de dinero en Nicaragua y que el pasado 23 de marzo fue puesta en libertad, reapareció en las redes sociales.

La modelo tica reapareció en un video publicado en la red social Instagram en el que aparece con un traje de una sola pieza, de color blanco, mostrando los atributos de su cuerpo.

El video fue compartido desde la cuenta Stripper Mundial en Instagram con  la descripción: “desde Costa Rica la modelo, Adriana Corella”.

En las imágenes se observa a la modelo tica bailando y disfrutando de la canción de Stripper del cantante colombiano, Andy Rivera, y el puertorriqueño Noriel.

Kathia Adriana Corella fue deportada a Costa Rica por las autoridades nicaragüenses el pasado 31 de marzo luego de la sentencia dictada por la jueza Sexto Distrito Penal de Ejecución de Sentencia y Vigilancia Penitenciaria.

Después de la sentencia la Fiscalía solicitó su inmediata deportación del territorio nicaragüense y la judicial advirtió a la modelo costarricense que no puede reingresar a Nicaragua durante los próximos diez años y en caso contrario se ordenará que termine de cumplir la pena impuesta.

El 7 de diciembre del 2015, Kathia Adriana Corella Rojas fue acusada en el Juzgado Noveno Distrito Penal de Audiencia de la capital como parte de una banda delictiva internacional dedicada al narcotráfico.

Kathia Corella Rojas fue capturada el 4 de diciembre en un condominio ubicado en la carretera Managua- León. Ese día, su pareja Walter Pereira Castillo, alias “El Cacique”,  se suicidó en presencia de ella y su menor hija para no ser capturado por agentes antinarcóticos.

Una vez que produjo el fallo de culpabilidad, La Fiscalía y la Procuraduría General de la República (PGR) pidieron que la condenaran a 10 años por lavado de dinero y siete por crimen organizado, para totalizar 17; mientras la defensa pidió cinco años por cada ilícito, para sumar 10.

Pero en octubre del mismo año, el juez Octavio Rothschuh la sentenció a cuatro años y seis meses de prisión únicamente por lavado de dinero. La sentencia no fue apelada por Fiscalía, ni por la PGR.