•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El consumo de lácteos en la tercera edad se vuelve clave debido a que los huesos entran a una etapa de debilidad y, en especial en las mujeres, es más probable la osteoporosis, explica el especialista Adrián Cormillot, médico clínico con orientación en enfermedades crónicas.

Sin embargo, Cormillot advierte que en esa etapa de la vida el cuerpo es intolerante a la lactosa, por lo que surge la pregunta: ¿Qué pueden tomar los adultos mayores para fortalecer sus niveles de calcio?

Cormillot afirma que son entonces el yogur o las leches deslactosadas (sin lactosa) las alternativas para este grupo etario.

"Es habitual que con la edad las personas desarrollen cierto grado de intolerancia a la lactosa, por lo que el yogur aparece como una muy buena alternativa para incorporar calcio. Esto se debe a que el yogur tiene muy poca cantidad de lactosa, porque las bacterias que intervienen en su fermentación poseen enzimas necesarias para digerir la lactosa propia de la leche. Por lo tanto, el proceso de digestión comienza ya en el propio yogur y entonces, la absorción intestinal es mucho más fácil", explica Cormillot.

En Nicaragua, de acuerdo con el Banco Central, existen 306,485 personas de 65 o más años.

Para Cormillot, esta población también puede experimentar con la leche deslactosada para elevar su calcio, sin sufrir consecuencias secundarias.

"La leche deslactosada es una buena alternativa ya que, al producirla, se le agrega lactasa, una enzima que naturalmente habita en los intestinos y cuya función es absorber los nutrientes de la leche. Al agregarle esta enzima, la leche deslactosada evita que quienes sean intolerantes tengan síntomas como gases, dolores estomacales, colon irritable o inflamación abdominal", señala el experto, quien dio la explicación en el blog Envasando Ideas, de Tetra Pak.