•   Brasilia, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Unas 10.500 personas se quitan la vida en Brasil cada año, según datos oficiales inéditos revelados hoy por el Ministerio de Salud, en el marco del inicio de una campaña nacional de prevención del suicidio.

El informe presentado hoy, el primero oficial sobre suicidios, dice que entre 2011 y 2016 un total de 62.804 personas se mataron en el país, lo que supone un elevado promedio cercano a los 10.500 por año.

Precisa además que un 79 % eran hombres y el resto mujeres y que en ese mismo período fueron registrados otros 48.204 intentos de suicidio, que no llegaron a consumarse por diversos motivos.

"Hablar es la mejor solución", dice el lema de la campaña que fue anunciada hoy, la cual rompe con un tabú que existía en Brasil sobre el suicidio y la conveniencia de informar sobre el asunto.

Ahora, según el Ministerio de Salud, el diagnóstico más preciso y público de ese problema facilitará "la cualificación y la expansión de la red de atención a la salud mental", que cuenta actualmente con 2.463 centros en todos el país.

Entre los factores de riesgo, el informe cita diversos trastornos que causan problemas mentales, como la depresión, el alcoholismo, la esquizofrenia; y cuestiones como el aislamiento social o diversos tipos de disturbios psicológicos.

"Entre los varios factores que pueden llevar al suicidio está la presencia del trastorno mental no tratado de forma apropiada, por lo que hablar abiertamente sobre el asunto permitirá mejorar todas las políticas públicas centradas en esos disturbios", explicó el jefe del área de Salud Mental del ministerio, Quirino Cordeiro.