• |
  • |
  • AFP

La cumbre del G20 buscará en Londres aprobar reglas internacionales sobre la remuneración de los banqueros, anunció hoy el primer ministro británico, Gordon Brown, mientras muy cerca empezaron las protestas contra los bancos, acusados de provocar la crisis. "Comprobarán el jueves en el G20 que por primera vez en la historia, las economías mundiales van a aprobar reglas internacionales sobre la remuneración de los banqueros", declaró el primer ministro británico, anfitrión de la cumbre en Londres que agrupa a los países ricos y a las potencias emergentes.

En una intervención en la catedral de San Pablo, en Londres, ante líderes religiosos y de organizaciones benéficas, Brown recalcó que una prioridad del G20 será obligar a los bancos a retornar a los "valores de familia", centrados en el trabajo, la honestidad y la responsabilidad. "En otros términos, cada país suscribirá un conjunto de reglas que se aplicarán al sistema bancario. Las dificultades del pasado nos han llevado a ponernos de acuerdo para que haya reglas mundiales en ese sector en el futuro", afirmó.

Esta sería la primera vez que se prevé un acuerdo global sobre las jugosas remuneraciones de los banqueros, que han provocado una indignación generalizada en Gran Bretaña y Estados Unidos, a raíz de las millonarias bonificaciones entregadas por los bancos y empresas rescatadas por los gobiernos británicos y estadounidenses. En Francia, el presidente Nicolas Sarkozy amenazó hoy con abandonar la cumbre del G20 si los líderes se niegan a adoptar medidas concretas para reforzar la regulación de las finanzas mundiales.

"Necesitamos obtener resultados; no hay opción", expresó Sarkozy durante una visita al pueblo de Chatelleraut (centro) para vender sus planes económicos. "La crisis es demasiado seria como para que celebremos una cumbre para nada", añadió. El diario pro-gubernamental Le Figaro informó que Sarkozy estaba dispuesto a abandonar la cumbre del G20 si no obtiene resultados a la altura de sus expectativas. "Si no hay progresos en Londres, habrá una silla vacía. Me levantaré y me iré", manifestó el mandatario este mes en una reunión de gabinete, según el diario.

Denuncian rol de los bancos ante la crisis actual
En tanto, en Berlín, el presidente ruso Dimitri Medvedev tenía previsto reunirse hoy con la canciller alemana Angela Merkel para intercambiar posiciones antes de la cumbre del G20 y la cumbre de la OTAN. En Londres, Brown fue puesto sin embargo a la defensiva por insistentes preguntas de representantes de organizaciones no gubernamentales, que le preguntaron por qué su gobierno concedió millonarios paquetes de ayuda a los bancos y ni un centavo a las organizaciones caritativas. "El propósito de esas ayudas fue proteger a los ahorristas, no ayudar a los banqueros", aseguró Brown.

Mientras, a unos pocos cientos de metros, un grupo de manifestantes de la coalición G20 Meltdown --que ha anunciado espectaculares protestas el miércoles, en vísperas de la cumbre-- se congregó frente al Banco de Inglaterra, para tomar té y denunciar el papel de los bancos en la crisis. "Hemos venido aquí, frente al Banco de Inglaterra porque esta institución preside un sistema económico que ha dado inmensas bonificaciones a los banqueros, durante años y años", precisó Michael Rainsbro, uno de los participantes en la improvisada protesta, que fue convocada en la mañana del martes mediante mensajes SMS vía internet. "Hay mucha cólera contra los bancos", agregó, anticipando que la protesta de mañana será masiva. "Será la primera vez que habrá un feriado bancario un día miércoles", aseguró.

La policía, que está en estado de alerta, a horas de la llegada del presidente estadounidense Barack Obama, no intervino para impedir la manifestación. Ayer cinco personas fueron detenidas en Devon (este) por sospechas de planes para perturbar la cumbre, que se celebrará en un gran centro de Convenciones en el este de Londres.