•   Ginebra, Suiza  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La casa de subastas Sotheby's no logró hoy vender el mayor diamante color rosa intenso del mundo, el "Raj Pink", de 37,30 quilates, pese a la gran expectación que había levantado, y tampoco pudo adjudicar dos diamantes "Donnersmarck" de color amarillo que pertenecían a la cortesana "La Païva".

El "Raj Pink", que había generado una gran atención de los medios dentro de la venta "Joyas magníficas y nobles" de Sotheby, estaba valorado en entre 19,6 millones y 29,4 millones de francos suizos (16,8 millones y 25,2 millones de euros), pero en la subasta en Ginebra las ofertas se quedaron por debajo, a 14 millones de francos (12 millones de euros).

Esto se produjo, a pesar de que la piedra fue promovida intensamente por Sotheby's en los meses y días previos a la subasta.

El presidente de la División Internacional de Joyas, David Bennett, indicó que "el descubrimiento de un diamante rosa es excepcional, pero el destacable tamaño del 'Raj Pink' y la intensidad de su color lo colocan junto a los diamantes rosas más importantes".

El diamante en bruto que dio origen al "Raj Pink" fue estudiado durante más de un año desde su descubrimiento en 2015 y solo entonces fue confiado a un experto en cortes, que sacó la belleza de esa piedra preciosa de talla cojín.

La piedra recibe el nombre de su propietario actual, que desea permanecer en el anonimato.

El Instituto Gemológico de América (GIA, en sus siglas en inglés), que certificó el diamante, lo describió como una "gema asombrosa" por su "deslumbrante y arrebatador color rosa intenso".

"El que un diamante tenga un color rosa no modificado como el que se observa en el 'Raj Pink' es raro, particularmente teniendo en cuenta su peso", sostuvo el centro.

El hallazgo de un diamante rosa de cualquier tamaño es algo extremadamente raro, ya que de todas las piedras presentadas al GIA cada año menos de un 0,02 % es predominantemente rosa.

La otra gran joya de la noche, los históricos "Donnersmarck", un par de diamantes color amarillo intenso que fueron parte de la célebre colección de "La Païva" (1819-1884), nacida como Esther Lachman y una de las más famosas cortesanas francesas del siglo XIX, tampoco encontró hoy comprador.

Se trataba de un diamante de talla cojín de 102,54 quilates y otro tallado en forma de pera de 82,47 quilates. Sotheby's subastó en anteriores ocasiones joyas "Donnersmarck" que el príncipe Guido Henckel von Donnersmarck (1830-1916) regaló a su concubina y posteriormente su mujer y condesa, Blanche de Païva.

El juego de diamantes amarillos estaban valoradas en entre 8,8 millones y 13,7 millones de francos (7,6 millones y 11,8 millones de euros), pero solo recibió una oferta de 7,8 millones de francos (6,7 millones de euros).

Según Bennett, esos diamantes que "son testigo de una historia fascinante, lleno de romance y determinación por encima de la adversidad que podría haber inspirado una de las mejores novelas".

Curiosamente, diez años atrás fueron la estrella de la promoción que Sotheby's lanzó con motivo de la primera venta dedicada a las joyas nobles en Ginebra.

Pese a no haber podido vender el "Raj Pink" ni los diamantes Donnersmarck, la subasta hoy de joyas magníficas logró unas ventas por 77,9 millones de francos (66,9 millones de euros).

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus