•   Quito, Ecuador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El campus de la Universidad San Francisco de Quito, en la parroquia de Cumbayá, se llenó hoy de Darth Vaders, Yodas, Obi-Wan Kenobis, princesas Leia y Chewbaccas, en un inusual evento en el que alumnos, profesores y personal académico trataron de batir un nuevo Récord Guinness.

 El reto no era sencillo, reunir a más de 10.139 personas vestidas de los pies a la cabeza como personajes de la mítica saga de George Lucas, y la cita no defraudó.

Desde poco antes del mediodía en las calles aledañas al centro universitario comenzaron a arremolinarse jóvenes ataviados con disfraces, algunos muy logrados, de Star Wars, lo que otorgaba al mero observador una sensación de encontrarse en otro planeta.

Poco a poco, el recinto del campus principal de la universidad se fue desdibujando ante la presencia de miles de concentrados, en su mayoría jóvenes ataviados de los diferentes caracteres de la mitología de la Guerra de las Galaxias.

"Estamos tratando de lograr un Récord Guinness y juntar a cuantas más personas mejor", declaraba a Efe Lucía Donoso, 20 años y estudiante de Jurisprudencia en la Universidad San Francisco, caracterizada del temido personaje de Darth Maul, del Episodio I. Dos jóvenes posan con máscaras de Star Wars en el campus de la Universidad San Francisco de Ecuador.

Esta universitaria asegura haber tardado dos horas en completar el maquillaje del disfraz y reconoce que antes de la convocatoria no había visto todas las películas de la saga, "pero después sí y me parecieron súper chéveres.

Mis hermanos me han puesto al día".

La iniciativa partió del propio centro académico, uno de los de mayor reconocimiento de la capital ecuatoriana, y ha contado con el apoyo de docentes, cuerpo administrativo y por supuesto de los estudiantes.

"Esto surgió de las autoridades de la Universidad.

Pensamos que es una excelente idea porque es una universidad que se ha destacado en todo y consideramos, ¿por qué no obtener un Récord Guinness?", explicó a Efe Luis Eguiguren, pediatra y vicedecano del Colegio de Ciencias de la Salud, vestido de jedi.

Sobre los valores que tratan de imprimir en el alumnado con este tipo eventos destaca "la alegría que se está viviendo, el compañerismo, la informalidad, hacer que los escalafones se acerquen en un momento social muy agradable, manteniéndolos en cambio, cuando son clases y eventos científicos importantes".

Le acompañan otros profesores, todos ellos vestidos de jedis y Darth Vader, y aunque rehúsan que se les pregunte por los personajes, aparentemente por su desconocimiento generacional, se han apuntado sin tapujos a la convocatoria.

"Esta mañana yo di clase disfrazado ante 23 alumnos y con mi bastón", refiere entre risas otro "jedi-docente" de la Escuela de Administración.

Junto a ellos varios guerreros con espadas láser se batían en duelo ante la mirada atenta de princesas leias con sus característicos rosetones a cada lado de la cabeza, comiendo "choripanes" (un perrito caliente de chorizo).

Al evento se sumaron artistas experimentados como una delegación del Museo Expoficción de Quito, que dieron su sello particular a los disfraces con serias interpretaciones de los personajes.

"Lo que queremos es que cada iniciativa creativa con chicos y profesores muestren que las universidades pueden hacer algo lúdico y cultural a la vez.

La fuerza es total", afirmó a Efe Carlos Sánchez Montoya, representante del museo. Miembros de la organización del Guinness estuvieron verificando y participaron en las labores de conteo de los concentrados, cuyos resultados darán a conocer próximamente, aunque muchos alumnos ya daban por seguro la obtención del récord.

De momento, la Universidad ha logrado superar el reto de atraer la curiosidad de propios y extraños, y aglutinar un muy buen ambiente.

"Que la fuerza les acompañe a todos", concluyó Sánchez Montoya.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus