•   Panamá  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) clamó hoy porque en el Pacto Mundial para las Migraciones, un histórico acuerdo intergubernamental que se debe aprobar en 2018, se incluya la protección total a los niños migrantes.

A lo largo de las negociaciones en curso sobre el contenido del Pacto, UNICEF ha seguido pidiendo a los Estados Miembros que incluyan los derechos, la protección y el bienestar de los niños y niñas desarraigados entre los principales compromisos del texto final, especifica en un comunicado.

La oficina latinoamericana de UNICEF, con sede en Panamá, indicó en su declaración que "el año 2018 podría ser histórico para los niños y niñas migrantes si los países deciden adoptar las mejores prácticas para garantizar su seguridad y bienestar", al recordar que el 18 de diciembre se celebra el Día Internacional del Migrante.

"Unos 50 millones de niños y niñas se encuentran en tránsito en todo el mundo. 6,3 millones de migrantes en todo el continente americano son menores de 18 años", resaltó.

Agrega que "gran parte de esta migración es positiva, y los niños y sus familias se trasladan de manera voluntaria y segura. Sin embargo, la experiencia migratoria de otros millones de niños no es de ningún modo voluntaria ni segura, sino que está plagada de riesgos y peligros".

Detalla que unos 28 millones de niños y niñas han tenido que abandonar sus hogares a la fuerza debido a algún tipo de conflicto.

"En muchos casos, los niños y las familias que no cuentan con vías de migración suficientemente seguras y legales no tienen otra opción que recurrir a contrabandistas y traficantes de personas, o utilizar rutas no oficiales que ponen gravemente en peligro su seguridad", acotó.

UNICEF asegura que "la peligrosa ruta de Centroamérica y México hacia Estados Unidos o la del Mediterráneo central desde Libia hasta Italia son ejemplo de ello".

Según datos del gobierno de Estados Unidos, entre 2015 y 2016 fueron detenidos cerca de 60.000 niños y niñas provenientes de El Salvador, Guatemala, Honduras y México.

Solo este año, casi 15.000 niños no acompañados han llegado a Italia por mar, en periplos organizados generalmente por tratantes y traficantes de seres humanos.

UNICEF estima que, desde comienzos de año, más de 400 niños han muerto cuando realizaban este viaje, mientras que otros miles han sido víctimas de actos de abusos, explotación, esclavitud y detenciones mientras transitaban por Libia.

"Para un número incalculable de niños, la migración es segura y legal, y esto les ayuda -a ellos, a sus familias y a sus comunidades- a crecer y transformarse", dijo Ted Chaiban, Director de Programas de UNICEF.

"Sin embargo, otros millones de niños hacen frente a una realidad diferente: para ellos, la migración es enormemente peligrosa y no es algo que ellos hayan elegido hacer.

La ruta del Mediterráneo central es un ejemplo que revela cómo miles de niños vulnerables arriesgan sus vidas todos los años para llegar a Europa porque no cuentan con rutas de migración seguras y legales para emigrar", añadió.