•   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Botánicos cubanos confirmaron la existencia de la palma azul como una nueva especie de planta endémica de la isla, tras un "estudio riguroso" que concluyó más de dos décadas después del hallazgo de la palmera en la zona central del país, publica hoy la prensa oficial.

La palma azul ("Coccothrinax espirituana") crece de forma silvestre y solo puede encontrarse en una pequeña zona ubicada en el límite de las provincias de Sancti Spiritus y Ciego Ávila (centro).

Esta palmera toma su nombre común del color de sus hojas, su tamaño oscila entre los tres y los cinco metros y su tallo erecto puede alcanzar los 15 centímetros de diámetro, revela el diario estatal Juventud Rebelde.

Especialistas del Jardín Botánico de Sancti Spiritus descubrieron la nueva especie en 1995, pero su hallazgo no fue confirmado hasta la actualidad, tras una metódica investigación de varios expertos cubanos publicada en la revista científica Palms, de la International Palm Society de Estados Unidos.

Los botánicos cubanos advierten de que a pesar de tener una población numerosa, la palma azul está en peligro de extinción por las pequeñas dimensiones del terreno donde crece, de aproximadamente 25 kilómetros cuadrados.

Además, la supervivencia de la especie está "presionada" por la pérdida y degradación de su hábitat.

A ello se une la costumbre de los pobladores del lugar de utilizar las hojas de la palmera para fabricar escobas.