•   Ciudad de Panamá, Panamá  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Panamá se convirtió hoy en el tercer país de Latinoamérica, después de Chile y Argentina, en crear un grupo de trabajo formado por representantes del sector público y privado para combatir la desigualdad laboral entre hombres y mujeres.

La vicepresidenta y canciller panameña, Isabel de Saint Malo, explicó este martes que la denominada Iniciativa para la Paridad de Género tiene el objetivo de identificar políticas que aseguren una mayor y mejor participación de la mujer en la fuerza laboral.

También que reduzcan las brechas salariales entre hombres y mujeres por trabajos similares, e incrementen la presencia de mujeres en posiciones de liderazgo.

"Panamá está mejor que el resto de países de la región, pero estamos todavía muy lejos de donde debemos estar", reconoció De Saint Malo en declaraciones a los periodistas. Autoridades dicen que estudios demuestran que el empoderamiento económico y la participación de las mujeres en el mercado laboral ha incrementado.

El grupo de trabajo, impulsado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), cuenta con la participación de distintos ministerios, de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) y de los principales empresarios del país.

"Necesitamos que este deje de ser un tema de mujeres y que se tome conciencia de que es una tema de desarrollo", pidió la vicepresidenta.

La representante en Panamá del BID, Verónica Zavala, aseguró que la participación de la mujer en el mercado laboral en Latinoamérica ha aumentado considerablemente en los últimos años, "pero siguen existiendo grandes brechas que dejadas a la inercia no se van a cerrar solas".

Según datos del BID, más del 62 % de los universitarios que se graduan en Panamá son mujeres, sin embargo, una vez estas se incorporan al mercado laboral ganan un 17 % menos que los hombres, una cifra inferior a la media latinoamericana, que se sitúa cerca del 30 %.Panamá pretende que se reduzcan las brechas salariales entre hombres y mujeres por trabajos similares.

Zavala indicó además que cada vez hay más estudios que demuestran que el empoderamiento económico y la participación de las mujeres en el mercado laboral y en cargos de decisión genera mayores ganancias para las empresas e incrementa el producto interior bruto (PIB) de los países.

"Tener más mujeres en las empresas no es solo más justo, sino más rentable", aseguró la representante del BID.