•  |
  •  |

Los ministros de Agricultura del G8, junto a los ministros de economías emergentes, entre ellos Brasil, México y Argentina, se reunirán por primera vez este fin de semana en el norte de Italia para buscar salidas a la crisis alimentaria mundial. La reunión, que se celebrará del sábado 18 al lunes 20 en Cison de Valmarino, cerca de Treviso (noreste), agrupará a los ministros del G8 (Estados Unidos, Rusia, Alemania, Japón, Francia, Canadá, Gran Bretaña, Italia), los del G5 (Brasil, China, India, México, Sudáfrica) y los de Argentina, Australia y Egipto.

Los participantes debatirán con instituciones como el Banco Mundial (BM), Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Unión Africana (UA) sobre los preocupantes efectos de la crisis económica en el sector agrícola. La reunión fue convocada por los jefes de Estado y de gobierno del G8 durante la última cumbre en Japón, preocupados por el aumento del hambre y la pobreza, lo que ha provocado protestas en varios países, entre ellos Haití.

La volatilidad del precio de los alimentos y el desempleo podrían crear una emergencia alimentaria sin precedentes y arrastrar hasta el umbral del hambre a 100 millones de personas más en los países pobres, advirtió en un informe la ONU. Los ministros tienen como objetivo preparar un documento conjunto, el cual deberá ser sometido a la aprobación en julio de los jefes de Estado y de gobierno del G8 durante la cumbre que se celebrará en la isla italiana de Cerdeña.

Cerca de un millón de personas padecen hambre en el mundo
"Desde mediados del 2008 la situación del mercado agrícola en el mundo ha cambiado considerablemente, la espiral de precios en aumento se detuvo con la recesión, pero los problemas de fondo siguen", reconoció el ministerio italiano de Agricultura, en un documento preparatorio. "La seguridad alimentaria debe ser una prioridad porque garantiza paz social. Ese es el desafío que tenemos", comentaron fuentes de la delegación francesa.

Para la FAO, el número de personas que padecen hambre en el mundo es de cerca de 1.000 millones de personas y la cifra, en vez de reducirse, tiende a aumentar. "La crisis alimentaria debe ser abordaba adecuadamente. La producción agrícola mundial debe multiplicarse para el 2050 cuando deberá alimentar a cerca 9.000 millones de habitantes", advirtió el director general de la FAO, Jacques Diouf.

"Los líderes mundiales que quieren salvar la economía global deberían invertir masivamente en la agricultura", pidió. La carrera en busca de tierras cultivables y sus consecuencias será también uno de los temas que examinarán los ministros.

"La agricultura es un sector clave para reforzar la economía global", comentó por su parte el secretario de Agricultura de Estados Unidos, Tomas Vilsack, al llegar este viernes a Italia. Una delegación del movimiento internacional "La vía campesina", que cuenta con unos 200 millones de miembros en todo el mundo, asistirá a la reunión para defender "la agricultura sostenible y sistemas de producción y distribución locales que estimulen la economía rural y reduzcan el calentamiento del planeta".