•   Miami, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Expertos en comunicación urgieron hoy a fortalecer la "nueva identidad" que representan los latinos nacidos en Estados Unidos para así empoderar a una comunidad en crecimiento que no goza de "suficiente visibilidad ni posiciones de responsabilidad" en el país.

En una conferencia celebrada hoy en el Miami Dade College en el marco del proyecto "El futuro de los latinos en los Estados Unidos", expertos en la comunidad hispana resaltaron la necesidad de estrategias comunicativas que robustezcan la identidad latina.

"Venimos de generaciones donde se escondió el hablar español para no sufrir discriminación. Esto ha cambiado, ahora los padres quieren que sus hijos sean bilingües y reivindiquen su identidad latina pero americana", dijo Sindy Chapa, directora del Centro de Comunicación y Marketing Hispánico de la Universidad Estatal de Florida.

A juicio de la experta, se debe "tomar atención a los valores comunes" de Latinoamérica para dirigir los mensajes a esta comunidad y darle visibilidad pues "ahora es el momento de empoderarla", pues los hispanos serán la "mayoría del país y del mercado en unas décadas" en un país multiétnico.

Según la Oficina del Censo, se estima que la población hispana en EE.UU. será de 119 millones en 2060, el 29 % de la población total, frente a los 58 millones actuales, que representan el 18 % de los habitantes del país.

Jorge Mursuli, activista y experto en participación cívica hispana, destacó la importancia de "implicar a los niños" para crear una comunidad robusta e identificó el factor económico como uno de los principales problemas para la comunidad.

"El país no está gobernado por hispanos. El principal obstáculo es el dinero. No hay suficientes inversores hispanos", dijo Mursuli, que instó a la comunidad a "tomar responsabilidades" para que en 2050 estén representados en sus instituciones.

Sonia Díaz, experta en campañas de comunicación para hispanos, destacó la necesidad de que las organizaciones sean "más que nunca activas en cuestiones de inmigración", como respuesta al "factor Trump", y sugirió que la comunidad latina "piense primero qué puede hacer ella misma para favorecer su liderazgo".

Díaz estimó que ser hispano "no es una raza", sino "una cultura", cuya máxima presencia está en California (15,3 millones) o Texas, donde está experimentando el mayor crecimiento, y Nuevo México, tiene el porcentaje más elevado de hispanos entre sus ciudadanos, con el 48,5 %.