•  |
  •  |
  • END

El dirigente opositor venezolano Manuel Rosales, bajo una acusación por enriquecimiento ilícito en su país, que él considera un acto de persecución del presidente Hugo Chávez, pidió ayer martes oficialmente asilo político a Perú.

“La solicitud de asilo se presentó en la mesa de partes de la Cancillería; ahora nos queda esperar la respuesta del gobierno peruano, que tiene como plazo dos meses”, dijo a la AFP su abogado, Javier Valle Riestra.

“Unos señores venezolanos me buscaron, y viendo que el pedido era justo, redacté de inmediato la solicitud de asilo político”, añadió.

Valle Riestra explicó que Rosales, considerado el más caracterizado opositor al presidente Chávez, será citado para que preste su declaración y explique las circunstancias de su pedido de asilo.

El abogado, experto en derecho de asilo y extradiciones, confió en que el gobierno peruano concederá la demanda al líder opositor venezolano, que fue candidato presidencial en las elecciones de 2006.

“Rosales no es un cualquiera, es líder del partido opositor “Un Nuevo Tiempo”, ha sido gobernador del Estado de Zulia, actualmente es alcalde de Maracaibo”, añadió al señalar que “el presidente Chávez dijo ‘lo voy a aplastar’ y eso lo ha dicho en plazas de toros y en estadios”.

Analizan circunstancias

Valle Riestra advirtió que la concesión del asilo a Rosales no debe considerarse una postura del gobierno peruano contra Chávez.

“Si le concede el asilo, como es lógico, no significa que se esté considerando a Chávez como un gorila, un canalla, o un déspota, simplemente se va a ver que aquí concurren las circunstancias para otorgar el asilo”, precisó.

“Perú no tercia en el debate contra Hugo Chávez”, añadió.

Por su parte, el vicepresidente del partido opositor venezolano “Un Nuevo Tiempo”, Timoteo Zambrano, dijo en Lima que “todos los poderes del gobierno venezolano se han activado para destruir moralmente y linchar a Manuel Rosales”.

“La única razón por la cual el gobierno de Chávez quiere “linchar políticamente” a Rosales es por haber derrotado al partido oficialista en el estado de Zulia”, agregó.

Más temprano, el canciller peruano, José Antonio García Belaunde, dijo a la AFP que Rosales había ingresado a Perú como turista junto con su familia por lo menos desde el fin de semana pasado pero luego confirmó que entró el 4 de abril.

Hay tres asilados

El canciller confirmó que otros tres opositores venezolanos pidieron y obtuvieron asilo en Perú en los últimos años.

García Belaunde señaló que “hay una comisión que resuelve los casos”. Esta comisión está conformada por expertos de los ministerios del Interior, Relaciones Exteriores y Justicia.

El canciller descartó que un asilo de Rosales genere contratiempos en la relación entre Perú y Venezuela: “La relación entre Venezuela y Perú marcha por buen carril. Esta desarrollándose muy bien, muy cordialmente”.

En Caracas el ministro del Interior venezolano, Tarek El Aissami, anunció este martes que solicitará la captura internacional de Rosales si no se presenta ante los tribunales que llevan su causa.

“De no presentarse ante los tribunales competentes, sería un prófugo de la justicia y en consecuencia se activarán los mecanismos para su captura internacional”, dijo El Aissami en rueda de prensa.

El lunes el partido socialdemócrata ‘Un Nuevo Tiempo’ señaló en Caracas que Rosales tramitaría el asilo político “ante un país amigo” y que no se entregaría a los tribunales, por ser ellos “instrumento de persecución política”.

La Fiscalía acusa a Rosales de enriquecimiento ilícito, que implica una pena de entre tres y 10 años de cárcel.

Según la Fiscalía, el delito se habría cometido entre 2002 y 2004, cuando Rosales era gobernador de Zulia.