•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Desde hace unos días una corriente de viento solar afecta a la tierra, provocando problemas en las telecomunicaciones e incluso efectos naturales como auroras boreales.

El fenómeno, también conocido como tormenta geomagnética, "se originó tras una enorme explosión en el sol, conocida como erupción solar, que libera partículas cargadas de esa llamarada solar que luego impactan sobre la atmósfera de nuestro planeta y hoy alcanzaron valores kp5”, informó la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo.

Según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés), la tormenta geomagnética podría generar fluctuaciones en las redes eléctricas y generación de auroras, visibles en las zonas altas.

La corriente de viento solar afecta las telecomunicaciones. Archivo/END

“También pueden tener un impacto en las operaciones con satélites, como hemos visto en el cable que los canales se van por unos minutos”, explicó Murillo.

Según detalla el Instituto Nicaragüense de Estudio Territoriales (Ineter), los animales migratorios también se verán afectados.

Según los expertos, esta tormenta solar está asociada a la cercanía del Equinoccio de Primavera, que tendrá lugar el próximo 20 de marzo, y es el instante preciso en el que la duración del día y la noche prácticamente coinciden en cualquier punto de la Tierra.

Ayer se advitrió que una corriente de viento solar provocaría afectaciones en las telecomunicaciones.

Una corriente de viento solar provoca afectaciones. Archivo/END

El anuncio lo hizo la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El titular del Laboratorio Nacional de Clima Espacial del Instituto de Geofísica de la UNAM, Américo González Esparza, expuso que entre los días 14 y 18 de marzo el planeta podría experimentar fallas en las telecomunicaciones a causa del viento solar de una tormenta geomagnética de intensidad moderada que se originó en el Sol hace 27 días y que ahora llega a la Tierra.

El especialista aclaró que "no se trata de un evento explosivo en el Sol", por lo que no conviene confundirlo con una tormenta solar.

"Si estuviéramos hablando de una tormenta solar intensa sí tendríamos que tener los focos amarillos prendidos", dijo.