•  |
  •  |
  • EFE

Estadistas y especialistas urgieron el lunes a combatir una crisis del agua que amenaza el abastecimiento de gran parte de la humanidad, en la primera jornada del Foro Mundial del Agua en Brasilia.

"Hay 2.000 millones de personas en el mundo que no tienen fuente segura de agua en sus casas. Son más de 2.000 millones las que sufren por la falta de saneamiento y cerca de 260 millones caminan más de media hora para conseguir agua. Simplemente, no tenemos tiempo que perder", afirmó en el discurso inaugural el presidente brasileño, señaló Temer.

La escasez de agua también es un factor de migraciones, alerta la FAO

Con el cambio climático y la creciente presión demográfica como telón de fondo, los especialistas alertaron sobre las secuelas del consumo desaprensivo, la sobreexplotación de recursos naturales y la contaminación de ríos. E instaron a la cooperación internacional para "compartir el agua", como dicta el lema escogido para este 8º Foro Mundial, que se prolongará hasta el viernes.

"Cerca del 97% de los recursos disponibles de agua en el mundo están en acuíferos transfronterizos. La gestión eficiente de las aguas compartidas es uno de los marcos de la seguridad hídrica", señaló Benedito Braga, presidente del World Water Council, entidad con sede en Marsella (Francia) que organiza el evento.

Brasil, por donde pasa el 18% del agua potable de la Tierra, es un caso que refleja la necesidad de tener un respaldo político a la hora de emprender proyectos de gran envergadura para asegurar el acceso al agua de su población.

El gigante sudamericano inició en 2005 la planificación de la mayor construcción hídrica de su historia, la transposición del río San Francisco, para combatir la tradicional aridez de su populosa región nordeste, hoy golpeada por la sequía más extensa en 100 años.

Comienza debate sobre la crisis global del agua sin tiempo que perder

La monumental transferencia de agua, una obra evaluada en 9.600 millones de reales (unos 3.000 millones de dólares al tipo de cambio actual) llevará agua dulce a cuatro estados de esa zona a través de acueductos, represas y estaciones de bombeo a lo largo de 477 kilómetros.

El proyecto busca dar seguridad hídrica a 12 millones de brasileños para 2019 y, eventualmente, abastecer también las actividades ganaderas y agrícolas.

"La transformación de la región es absolutamente fantástica", dijo el ministro de Integración Nacional, Helder Barbalho, a corresponsales extranjeros.

No obstante, Barbalho admitió que existen preocupaciones para asegurar que el "río donador" no disminuya su cauce con esta gigantesca transfusión.

El evento

El Foro Mundial, al que se espera asistan 40.000 personas, entre ellas 15 jefes de Estado y de gobierno y 300 alcaldes, sirvió de escenario para la divulgación de un informe de la ONU sobre respuestas "verdes", inspiradas en la naturaleza, como alternativas a los grandes diques y centros depuradores.

Los procesos naturales pueden "actuar como reguladores, limpiadores y proveedores de agua", explicó en una rueda de prensa en París Richard Connor, redactor jefe del informe anual de la ONU sobre el tema.

Para enfrentar a la situación actual ya no basta con obras de ingeniería civil (las llamadas "infraestructuras grises"), afirman ONU-Agua y la Unesco.

Coca-Cola devuelve a la naturaleza más del agua que utiliza

No se trata de prescindir totalmente de ellas, sino de buscar "la mejor combinación" entre infraestructuras "grises" y "verdes", según Richard Connor.

El reporte usó de ejemplo la política de la ciudad de Nueva York para proteger sus tres cuencas hidrográficas. Desde hace dos décadas, la ciudad de 8,5 millones de habitantes preserva los bosques y remunera a los agricultores menos contaminantes.

El resultado es que Nueva York "recibe las aguas menos contaminadas de Estados Unidos", según Connor, un proceso que ahorra además 300 millones de dólares por año en su tratamiento.

Egipto tiene un proyecto piloto en los humedales de Bilbeis, a 55 kilómetros de El Cairo, que ha permitido tratar aguas residuales y regar los eucaliptos con un costo menor al de las soluciones tradicionales.

"Estas soluciones son rentables", insiste Connor. "Antes de poner asfalto y cemento por todas partes, uno puede pensarlo dos veces y mantener más zonas verdes".

Sin embargo, aún son "marginales".

"Los datos precisos no están disponibles" pero las inversiones en estas técnicas "parecen inferiores al 1% (...) de la inversión total en infraestructuras y gestión de los recursos de agua", según el documento.