•   Viena, Austria  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Investigadores de una universidad austríaca están desarrollado un novedoso método para aplicar polímeros conductores, utilizados en pruebas como el electrocardiograma o la electromiografía, sobre la piel del paciente mediante un tatuaje temporal.

La investigación llevada a cabo por expertos de la Universidad Técnica de Graz, al sur de Austria, junto con científicos de dos instituciones italianas, busca facilitar el diagnóstico en estas pruebas y permitir un monitoreo a largo plazo de impulsos cardíacos y musculares.

¿Me tatúo o no?

"Los electrodos rígidos y voluminosos impiden o alteran el movimiento de los pacientes", explicó a Efe Francesco Greco, uno de los expertos que participa en este proyecto.

Los nuevos electrodos, que tienen una anchura inferior a un milésima parte de un milímetro, se transfieren a la piel igual que una calcomanía y son "casi imperceptibles para el paciente", aseguró el científico italiano.

Además se pueden aplicar en otras zonas del cuerpo no adecuadas para los métodos tradicionales, como los pies o el rostro.

"Hemos demostrado que nuestros tatuajes temporales pueden incluso ser perforados por el vello sin que su funcionalidad se vea dañada", puntualizó Greco, experto en materias sólidas en la facultad de Física de la Universidad Técnica de Graz.

Otra de las grandes ventajas de este nuevo método es la larga duración de los electrodos, que pueden estar en funcionamiento durante 72 horas consecutivas, frente al máximo de ocho horas del método actual con un gel conductor.

¿Los tatuajes hacen más atractivos a los hombres?

El diseño del tatuaje se pueden adaptar a las necesidades de cada paciente o de la prueba a realizar.

Además, para imprimirlo se puede utilizar una impresora de inyección, "proporcionando una producción barata y a gran escala", explicó Greco.

El objetivo final que desean lograr los investigadores es integrar en el tatuaje temporal la electrónica necesaria para "adquirir, almacenar y comunicar" los datos con un dispositivo externo.

Así los tatuajes temporales servirían no solo para medir los impulsos sino para estimular las regiones del cuerpo en las que se apliquen, aseguró el investigador italiano.

Ya hay varias empresas que se han mostrado interesadas en este nuevo método, aunque la propia la Universidad de Graz reconoce que aún falta perfeccionar el proyecto hasta que se pueda convertir en un producto de forma definitiva.