•   Brasilia, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El 55 % de las aguas de alcantarillado en Brasil no son tratadas y acaba en la naturaleza, según un informe publicado hoy por el Instituto Trata Brasil, que indicó además que 35 millones de brasileños continúan sin acceso a este recurso para su consumo.

En números totales, 5.200 millones de metros cúbicos de aguas residuales son lanzados cada año al medioambiente, lo que equivale a una media diaria de cerca de 6.000 piscinas olímpicas, de acuerdo con el estudio, que contó con el apoyo de la organización GO Associados.

 Más de mil puntos de calor en todo el país

El estudio indica que los avances en el tratamiento de aguas en el gigante suramericano "fueron poco significativos" en la comparación con los datos de 2011 y, en este sentido, los índices medios en las cien mayores ciudades del país son todavía "malos".

 5.200 millones de metros cúbicos de aguas residuales son lanzados cada año al medioambiente. Internet/END

El reporte se basa en los últimos datos, correspondientes a 2016, del Sistema Nacional de Informaciones sobre Saneamiento, divulgados por el Ministerio de Ciudades brasileño.

Uno de los problemas apuntados es la caída de las inversiones públicas en el sector que bajaron de los 13.260 millones de reales (3.900 millones de dólares) en 2015 a los 11.510 millones de reales (3.400 millones de dólares) en 2016, en medio de la profunda recesión que atravesaba el país.

El descenso en la inversión provocó mayores diferencias entre los municipios más ricos y los más pobres, lo que agudizó aún más la enorme disparidad en el acceso a los servicios que existe en Brasil, uno de los países de Latinoamérica con mayores índices de desigualdad.

"Las mejores ciudades siguen avanzando y en ellas se concentran la mayoría de las inversiones. Lo natural sería que en las peores ciudades estuvieran invirtiendo más", señaló el presidente ejecutivo del Instituto Trata Brasil, Édison Carlos, citado en un comunicado.

En su opinión, este fenómeno "separa todavía más a Brasil ya que en pocas ciudades se están caminando hacia la universalización, mientras que otras muchas están paralizadas".

Los números muestran además que 35 millones de brasileños, equivalente al 17 % de la población del país, no eran abastecidos con agua potable en 2016.

El descenso en la inversión provocó mayores diferencias entre los municipios más ricos y los más pobres. Internet/END

Por estados, Sao Paulo, Minas Gerais, ambos en la región sudeste del país, y Paraná, en el sur, son los que presentan mejores indicadores de saneamiento de agua y alcantarillado.

El mejor municipio de la lista de cien es Franca, en el interior del estado de Sao Paulo, mientras que el peor es el de Porto Velho, capital del estado de Rondônia (norte).

"Cuando hablamos de acceso al agua y al alcantarillado en Brasil tenemos que imaginar realidades diferentes. Necesitamos buscar salidas para avanzar como país, especialmente en la regiones norte, nordeste y partes del sur. Brasil tiene miles de personas sin acceso a la infraestructura más elemental", apuntó Édison Carlos.