•   Sao Paulo, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Investigadores brasileños del Centro de Estudios del Genoma Humano y Células Tronco, de la Universidad de Sao Paulo (USP), concluyeron, en un artículo publicado hoy, que el virus del Zika purificado, en bajas concentraciones, puede destruir tumores embrionarios cerebrales humanos inducidos en ratones.

El artículo, publicado en el periódico científico "Cancer Research", describe experimentos que utilizaron células cancerígenas humanas derivadas de dos tipos de tumores embrionarios del Sistema Nervioso Central: el meduloblastoma y el tumor teratoide rabdoide atípico, que afectan principalmente a niños de menos de cinco años.

 Lea: Científicos de EEUU logran evitar contagio de zika en madres pero no en fetos

"El virus no infectó células tumorales indiscriminadamente. Es bastante específico para células tumorales del sistema nervioso", explicó en una nota Oswaldo Keith Okamoto, uno de los autores del estudio.

Los tumores presentaron remisión en 20 de los 29 animales tratados con el virus del Zika, de los cuales siete presentaron remisión completa, o sea, el tumor desapareció.

En algunos casos también se observó el combate a las metástasis, que es cuando surgen tumores secundarios.

 Lea más: Mosquito transmisor del Zika: más virulento y resistente

Mayana Zatz, coordinadora del centro y una de las autoras del estudio, se mostró animada con los resultados, pero resaltó que aún hay que realizar estudios en humanos.

"Vamos a tener que aguantar la ansiedad y no poner el carro delante de los bueyes. Es muy importante que empecemos (los testes) con dos o tres pacientes y, si el virus funciona, ir ampliando este número", destacó Zatz.

Para los testes con humanos será necesario obtener el virus purificado en mayores cantidades y producirlo de acuerdo con buenas prácticas de cultivo.

 Además: Paraguay declara contingencia ambiental para luchar contra dengue y basuras

Esta etapa está siendo llevada a cabo con el Instituto Butantan, que ya produjo los virus empleados en el presente estudio. A partir de ahí será posible crear un protocolo para su aplicación en pacientes.

Las partículas virales generadas en las células tumorales después de la infección se muestran defectuosas, lo que evitaría la expansión descontrolada del virus en el cuerpo del paciente.