•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Tratar la hidrocefalia con una técnica quirúrgica menos invasiva y que requiere menos tiempo de hospitalización del paciente es posible en México, aunque sólo unos pocos nosocomios la realizan, dijo hoy un especialista.

En un comunicado, Mauricio Rodríguez Pereira, doctor del Servicio de Neurocirugía del Hospital Juárez de México (HJM), explicó que la cirugía endoscópica se ha convertido en una buena opción para el tratamiento de este padecimiento.

 Lea: Encuentran restos de un elefante prehistórico previo al mamut en Macedonia

"Esta técnica consiste en romper obstrucciones en los ventrículos cerebrales y permitir la circulación del líquido", detalló.

Comúnmente, este padecimiento se trata por medio de la neurocirugía, con la cual se instala un catéter por debajo de la piel que va desde el cerebro hasta el abdomen con el fin de drenar el líquido y expulsarlo mediante la orina.

"La ventaja de la cirugía endoscópica es que resulta menos invasiva y requiere menos hospitalización del paciente", señaló el experto.

 Lea más: El sexo en la tercera edad, más placer que insatisfacciones

No obstante, en México solo el HJM, el Hospital La Raza y el Centro Médico Siglo XXI realizan este tipo de procedimientos.

El doctor explicó que la hidrocefalia es la acumulación de líquido cefalorraquídeo en el cerebro.

"Esta enfermedad puede ser contraída de manera congénita a consecuencia de malformaciones vasculares, o adquirida, por tumores, hemorragias, traumatismos o infecciones", señaló.

El crecimiento anormal de la cabeza, la aparición de venas resaltadas, vómitos o irritabilidad pueden ser signos de hidrocefalia en los recién nacidos.

A nivel mundial se presentan entre tres y 10 casos por cada 1.000 nacimientos, señaló el doctor, quien aclaró que la enfermedad se puede adquirir además por neurocisticercosis, es decir, por la falta de higiene en la preparación o el consumo de alimentos contaminados.

 Además: Cuidados generales son fundamentales para tratar adecuadamente el asma

El doctor dijo que en los adultos, este padecimiento produce, entre otros síntomas, dolor de cabeza, náuseas, vómitos y disminución del estado de alerta.

Rodríguez Pereira señaló la importancia de evitar golpes en la cabeza y, en el caso de mujeres en edad fértil o embarazadas, el consumo de vitaminas como el ácido fólico "son necesarios para prevenir defectos congénitos en el cerebro de sus hijos", dijo.

El experto indicó que en el embarazo esta es una patología que puede ser detectada y tratada por medio de un ultrasonido obstétrico o durante la vida intrauterina.