•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un grupo de investigadores ha desarrollado un sensor ingerible equipado con bacterias modificadas genéticamente que pueden diagnosticar hemorragias en el estómago u otros problemas gastrointestinales, según un estudio publicado hoy en la revista especializada Science.

Los científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, en inglés) crearon un dispositivo a partir de sensores biológicos y componentes electrónicos de muy baja potencia que es capaz de enviar los datos de la respuesta bacteriana a un teléfono inteligente.

 Lea: Pfizer acuerda pagar 23,85 millones de dólares por caso de sobornos en Estados Unidos

"Al combinar sensores biológicos de ingeniería junto con electrónica inalámbrica de baja potencia, podemos detectar señales biológicas en el cuerpo y casi en tiempo real, lo que permite nuevas capacidades de diagnóstico para aplicaciones de salud humana", señaló Timothy Lu, profesor asociado de ingeniería eléctrica del MIT.

La bacteria fue colocada en el sensor, que es capaz de enviar una señal inalámbrica a un ordenador o teléfono inteligente con una aplicación especialmente diseñada para analizar los datos. Foto: Archivo / END.Estos sensores modificados, hasta ahora probados en cerdos, responden al hemo, un grupo prostético que forma parte de diversas proteínas, entre las que destaca la hemoglobina.

Para su demostración inicial, los investigadores se centraron en la hemorragia gastrointestinal y diseñaron una cepa probiótica de E. coli para expresar un circuito genético que hace que las bacterias emitan luz cuando se encuentran con el hemo.

 Lea más: El acceso y la calidad de la sanidad han mejorado globalmente, según estudio

La bacteria fue colocada en el sensor, que es capaz de enviar una señal inalámbrica a un ordenador o teléfono inteligente con una aplicación especialmente diseñada para analizar los datos.

El sensor, que es un cilindro de aproximadamente 3,8 centímetros de largo, requiere aproximadamente 13 microvatios de potencia para funcionar.

Los investigadores equiparon el sensor con una batería de 2,7 voltios, que estiman que podría alimentar el dispositivo durante aproximadamente 1 mes y medio de uso continuo.

 Además: Dos innovadoras opciones nutritivas irrumpen entre los alimentos de Guatemala

"El objetivo de este trabajo es el diseño e integración del sistema para combinar la potencia de la detección bacteriana con circuitos de muy baja potencia para realizar importantes aplicaciones de detección de la salud", apuntó la coautora principal del informe, Anantha Chandrakasan.

Los investigadores probaron este sensor ingerible en cerdos y demostraron que podía determinar correctamente si había sangre presente en el estómago y transmitir la información de manera efectiva.