•   Chicago, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Máximo, el mayor dinosaurio descubierto hasta el momento en el mundo, podrá verse a tamaño real y en un ambiente similar al de la zona de lo que es hoy la Patagonia argentina, donde vivió hace millones de años, en el Museo Field de Chicago a partir del próximo 15 de junio.

El molde del esqueleto del dinosaurio de 37 metros de largo ocupa ya un tercio del Stanley Field Hall, el salón principal del museo, y su cabeza se asoma sobre el balcón del segundo piso, a 8,54 metros de altura.

Lea: Las aves terrestres lograron sobrevivir a la extinción de los dinosaurios

Según lo informado hoy por el museo, Máximo fue un herbívoro gigante de cuello largo, perteneciente a un grupo de dinosaurios llamados titanosaurios, y su molde es único en el mundo.

Richard Lariviere, presidente del museo, que ha sido renovado en su 125 aniversario, declaró en un comunicado que el nuevo titanosaurio "es inmenso y se ve increíblemente bien en el Stanley Field Hall, el lugar perfecto para mostrar al dinosaurio más grande del mundo".

Máximo no estará solo.

A su alrededor habrá jardines flotantes y réplicas en tamaño natural de una bandada de gigantescos reptiles voladores, o pterosaurios, algunos de los cuales tienen una envergadura de 9,7 metros, que equivale a la longitud de un autobús escolar.

 Lea más: Los dinosaurios depredadores parecidos a aves no competían por sus presas

Junto con el molde del dinosaurio también se mostrarán algunos de sus huesos verdaderos, entre ellos un fémur de 2,4 metros de largo.

El tono rosado de Máximo coincide con el color de los fósiles auténticos, que adquirieron esa tonalidad rojiza debido a la tierra de arcilla roja donde fueron encontrados, señala el comunicado.

 Además: ¿Todos los dinosaurios carnívoros comían la misma carne?

Hasta la llegada de Máximo, la atracción principal del museo era SUE, un Tiranosaurio Rex que fue trasladado a una nueva galería, donde habrá una exposición permanente creada con otros dinosaurios del museo.

Lariviere informó de que el molde de Máximo, los reptiles voladores, los jardines flotantes y las actualizaciones científicas realizadas a SUE, costaron 16,5 millones de dólares que fueron donados por organizaciones privadas.