•   Nairobi, Kenia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La población de gorilas de las montañas, especie en peligro crítico de extinción que habita en dos parques de Uganda, República Democrática del Congo (RDC) y Ruanda, ha ascendido a 1.004 ejemplares, según informó hoy la organización ecologista WWF.

Los estudios realizados en el parque de Virunga, un macizo volcánico situado en la frontera entre los tres países, muestran que la población de gorilas de las montañas o beringei beringei ha subido de los 480 ejemplares que se estimaba que había en 2010 a 604 ahora (41 grupos y 14 machos).

 Lea: La inteligencia de los animales

A los que hay que sumar los gorilas que viven en el parque nacional de Bwindi, en Uganda, que ascienden el total de la estimación de esta subespecie de gorilas oriental o beringei a 1.004.

Esto supone que el gorila de las montañas es la única subespecie de grandes monos que está aumentando su población.

Este nuevo censo se ha realizado entre finales de 2015 y principios de 2016, abarcando un área de 2.000 kilómetros de parque, analizando guaridas y heces y otro material genético.

 Lea más: Manatí varado en el sur de México es rescatado y reintegrado a su hábitat

"Es una noticia fabulosa para los gorilas de las montañas que muestra lo que podemos hacer por la fauna cuando las ONG, los Gobeirnos y las comunidades trabajamos juntas", manifestó la portavoz de WWF Margaret Kinnaird.

Sin embargo, los gorilas de las montañas siguen estando amenazados, y el estudio publicado por el Programa Internacional de Conservación de Gorilas (IGCP) muestra que se siguen encontrando trampas de alambre o cuerda puestas para cazar antílopes pero en las que caen los simios.

Además, la especie también está amenazada por el cambio climático, la pérdida de bosques y flora, y los conflictos que azotan la frontera noreste de RDC.

 Además: Condenan a hombre por despellejar vivo a un cachorro en Argentina

En el parque de Virunga, donde se encuentra la mayor cantidad de estos grandes animales, fueron secuestrados dos británicos hace unos días, y asesinaron a la guarda forestal que los acompañaba.

Esto ha provocado que las autoridades congoleñas hayan decidido cerrar el parque para revisar la seguridad.