•   Viena, Austria  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Una cabaña de madera, un fondo con imágenes de prados y verdes montañas y bailarines con trajes típicos austríacos ocuparon hoy la plaza del ayuntamiento de Viena en la apertura de la 25 edición del Life Ball (Baile de la Vida), el mayor evento filantrópico de Europa para recaudar fondos contra el sida.

En esta ocasión, los organizadores convocaron a los asistentes bajo el lema "The Sound of Music" ("La novicia rebelde).

 Lea: El doctor que promete trasplantar cabezas quiere probar también con cerebros

Por eso, la velada estuvo repleta de referencias al legendario musical de Hollywood (1965), que cuenta la historia de la familia Von Trapp en Austria pocos meses antes de que el país fuera anexionado por la Alemania de Hitler.

Los asistentes al festival participaron para crear conciencia sobre la prevención del VIH. Foto: EFE / END.Unas de las protagonista de la noche fue hoy la cantante austríaca Conchita, ganadora del festival de Eurovisión en 2014 y conocida activista por los derechos LGTBI.

Esta vez con inusual barba rubia, la diva austríaca interpretó a la novicia María, protagonista del filme, un papel que intercaló con su labor de presentadora de la gala.

En el 25 aniversario de la celebración de este evento, tampoco faltaron los habituales vestuarios extravagantes: monjas de estilo gótico, curas vestidos con trajes brillantes e invitados con poca ropa y mucho "body painting" (cuerpos pintados).

 Lea más: Cuba diagnosticó 2,246 nuevos casos de VIH en 2017, de ellos el 80,5% hombres

"La aceptación que das es casi más importante que la que recibes", aseguró la artista en su discurso de apertura.

Conchita, que hace tan solo unas semanas hizo público que era portadora del virus del VIH desde hace varios años, pidió asimismo "aceptación, respeto e inclusión".

En la misma línea se pronunció Gery Keszler, fundador y organizador del baile desde su primera edición, desde 1993 portador del virus.

"Hemos convertido nuestro dolor en poder", señaló Keszler, tras recordar los inicios de este baile hace un cuarto de siglo y pedir más medidas de prevención contra el sida.

 También: El cantante travesti Conchita Wurst revela ser seropositivo

Durante la ceremonia de apertura sonaron no solo temas emblemáticos de "The Sound of Music", como "Do-Re-Mi", junto a canciones más modernas, como el "Nobody but You", con la que austríaco Cesár Sampson, quedó tercero este año en el festival de Eurovisión en Lisboa.

EL baile de la vida tiene como objetivo recaudar fondos para la prevención del VIH. Foto: EFE / END.Además, aparecieron representantes de asociaciones de la lucha contra el sida como la actriz Alexandra Daddario o Paris Jackson, hija del mítico rey del pop, Michael Jackson.

En el Baile de la Vida 2018 también volvió a ser protagonista la campaña de la ONG Life+ "Conoce tu estatus" (Know your status), para animar a las personas a que se realicen a menudo pruebas médicas para asegurarse de no ser portadoras del VIH.

Una invitada especial en esta edición fue Charlize Theron, cuya labor en la lucha contra el sida en África ha sido galardonada con el "Cristal de la esperanza" (Crystal of Hope).

 De interés: Revelan que "app" de citas gais Grindr compartió datos de VIH de usuarios

La actriz sudafricana aterrizó hace algunos días en el país centroeuropeo para participar en actos previos a la gala, aunque no pudo quedarse a la gala de hoy.

Algunos de los invitados de honor hoy son el actor Adrian Brody, la ex atleta olímpica transexual Caitlyn Jenner, y el tenor Jonas Kaufmann, entre otros.

Mientras, otros habituales en esta gala no pudieron estar presentes pero enviaron mensajes por vídeo.

Así, el cantante Elton John, fundador de una fundación contra el VIH, aseguró que "mientras viva" seguirá luchando contra la enfermedad y colaborando con el Life Ball.

El expresidente de EEUU Bill Clinton, fundador de la Clinton Health Access Initiative (CHAI), aseguró en su discurso grabado que por primera vez "en 2017 más personas enfermas de sida recibieron tratamiento de las que no", aunque aún queda mucho por hacer.

Tras el momento cumbre de la noche, cuando la novicia María (Conchita) y el militar Georg von Trapp (Herbert Föttinger) sellan su amor con un beso, los miles de invitados iban a seguir la fiesta en los majestuosos salones del ayuntamiento de Viena.

 Además: Casos de VIH aumentan 29%

En su primera edición en el año 1993 el Baile de la Vida no logró recaudar ni 70.000 euros (95.000 dólares).

El año pasado, tras un año sin baile (2016), los fondos reunidos sumaron 1,5 millones de euros (1,16 millones de dólares), aunque en ediciones anteriores se llegó a superar incluso los 2 millones de euros (2,33 millones de dólares).

El dinero recaudado se destina de forma mayoritaria a luchar contra el sida en el continente africano pero también se llevan a cabo proyectos en Asia y Europa.