• |
  • |
  • AFP

Manchester United, en una verdadera lección derrotó claramente al Arsenal por 3-1 en el partido de semifinales de vuelta de la Champions League de fútbol, disputado en el Emirates Stadium de Londres, clasificando para la final de Roma. Si bien el marcador fue más abultado hoy que el partido de ida realizado en el Old Trafford, en el cual el resultado final fue1-0. Pero los "Red Devils" ya habían demostrado a los "Gunners" de lo que eran capaces de hacer en esta semifinal 100% inglesa.

Los primeros defenderán su título el 27 de mayo en Roma contra el ganador de la otra semifinal, que definen mañana el Chelsea y el Barcelona -campeón en 2006- en Stamford Bridge, tras el 0-0 registrado en el Camp Nou de la ciudad española. "El desempeño del equipo fue espléndido en términos de confianza... ¿La otra semifinal? Barcelona tiene jugadores fantásticos. Pero puede pagar caro ir a jugar a Chelsea sin defensa central", afirmó el entrenador del Manchester United, sir Alex Ferguson. Un detalle anecdótico es que ningún equipo ha conseguido retener el título de la Champions desde que lo hiciera el Milan en 1990.

Excitante encuentro
El partido en el Emirates Stadium se anunciaba en los papeles como una dura pulseada, entre un Arsenal con un gran efectivo y un Manchester United que podría haber lamentado todas las ocasiones de gol perdidas días atrás en su estadio de Old Trafford. Abrió el marcador el surcoreano Ji-Sung Park al minuto 8 tras recibir un centro del crack portugués Cristiano Ronaldo, quien luego batiría al arquero español de los "Gunners", Joaquín Almunia, dos veces, a los minutos 11 y 61 respectivamente. "Creo que estoy de vuelta en mi mejor nivel. Me siento en forma y estamos en un momento crucial de la temporada, con importantes partidos por delante... Mi tiro libre era difícil de controlar. Fue un bonito gol", dijo luego el lusitano.

Al comienzo del partido, los pupilos de Arsène Wenger pusieron en aprietos a la valla defendida por el neerlandés Edwin Van der Sar, algo despistado tras algunos rebotes consecuencia de un disparo del franco-magrebí Samir Nasri repelido por Rio Ferdinand y el defensa central serbio Nemanja Vidic en el minuto 3. Pero el Manchester United no se amilanó. Pasados apenas diez minutos de juego, los hombres de Ferguson ya tenían ganada la "Batalla de Inglaterra", dejando en evidencia las falencias de sus anfitriones, sobre todo las demostradas a nivel europeo.

Decepción para los "Gunners"
"Ha sido mi mayor decepción. No tengo la sensación de haber disputado una semifinal. Todo se terminó en diez minutos. Sobre todo, ante un equipo que defiende muy bien y maneja muy bien el contragolpe. Es lo más difícil de digerir", lamentó por su parte el técnico galo. En el primer gol visitante, el joven lateral izquierdo Kieran Gibbs demostró porque Wenger no lo alinea más seguido al resbalarse cuando el centro de Cristiano Ronaldo, que su compañero de equipo surcoreano mandó a las redes.

Apenas tres minutos más tarde, en un tiro libre desde 25 metros del arco y apenas escorado, el portugués, lanzó un obús que Almunia alcanzó a acariciar, marcando el segundo tanto del partido al minuto 11 del primer tiempo. Wayne Rooney volvería a exigir al español a los 18 minutos y Cristiano Ronaldo también al minuto 52, quien dejaría todo liquidado en el minuto 61 al recibir el balón en un contragolpe llevado entre Park y Rooney. El penal ejecutado con acierto para los anfitriones por el holandés Robin van Persie, tras una falta de Darren Fletcher -que minutos más tarde sería expulsado del partido- sobre el capitán "Gunner", el español Cesc Fábregas al minuto 76, sólo quedará para las estadísticas, el resto fue pura humillación para los dueños de casa.