•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La lengua de los gatos contiene 300 papilas pequeñas, huecas y rígidas en forma de cuchara que les permiten mojar con saliva la base de su pelaje, observaron investigadores estadounidenses con la ayuda de cámaras de alta resolución.

Hasta ahora el consenso señalaba que estas papilas eran de forma cónica, como las garras, escribieron los científicos en su artículo publicado el lunes en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS) estadounidense. En realidad, las papilas terminan en pequeñas puntas curvadas y huecas, cuya forma atrae y almacena la saliva por tensión, y se transfiere a la base de los pelos.

"Realmente parece un tubo cortado por la mitad", dice a la AFP Alexis Noel, coautora del artículo con su jefe de laboratorio en el Instituto de Tecnología de Georgia. Las papilas "actúan como una pajita: cuando la meten en un líquido, este sube dentro de esta pequeña cavidad".

"Cuando el gato se lame, logra atraer estos fluidos hacia las puntas y hacer que penetren profundamente en el pelo", dice esta investigadora de ingeniería mecánica, quien dedicó su doctorado a los idiomas de las ranas y los gatos.

Los gatos, recuerdan los investigadores en su artículo, pasan una cuarta parte de su vida en vigilia haciéndose su lavado con la lengua (un gato duerme 14 horas al día).

Le hacen mantenimiento a su pelaje para eliminar la suciedad y las pulgas y evitar los nudos. Este pelaje contiene una capa superior que lo protege y una capa inferior de pelusa para el calor.

Los gatos transpiran solo por las almohadillas de las patas: cuando hace calor, lamerse les permite enfriar el cuerpo, además de que la saliva también tiene un poder limpiador.

Las papilas miden en promedio 2,3 milímetros en las seis especies de felinos estudiadas, entre ellas el gato doméstico, el tigre y el león. Los autores examinaron las lenguas de felinos muertos y también captaron en acción las lenguas de los gatos domésticos con una cámara que registra 100 fotos por segundo.

Los investigadores, interesados en las aplicaciones prácticas de estos hallazgos, creen que los cepillos de cabello para humanos podrían mejorarse a partir del modelo felino.

Pero también registraron una patente para una posible aplicación industrial: "Esto podría ser muy útil para las tecnologías de limpieza de alfombras, para inyectar fluidos en las fibras", dijo Alexis Noel.