• Managua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El teatro Justo Rufino Garay estrenó ayer la obra Francisca, la historia de una mujer mexicana-nicaraguense que en el Día de los Muertos prepara las comidas y bebidas para sus ancestros.

Con un lleno total, la actriz Lucero Millán se lució interpretando un personaje que a ratos llama a la reflexión y también da cabida a un agudo sentido del humor.

“Francisca”, es un monólogo escrito y actuado por Millán, bajo la dirección de René Medina Chávez.

La historia de Francisca aborda la narrativa de dos naciones separadas por miles de kilómetros, pero unidas de forma casi idéntica a través de la cultura, en la cual se desnudan interesantes valores como el peso del machismo y el valor de la amistad.

La actriz se mueve entre dos mundos, el personaje a veces se ve mexicano y otras es nicaragüense. Aspectos culturales como la gastronomía, las canciones del son nica y los corridos mexicanos, son la fuente de sus recuerdos.

René Medina, director artístico del teatro Justo Rufino Garay, aseguró que la reacción del público fue muy buena y reveló que escribir esta obra le llevó un proceso de dos años y el ensayo duró alrededor de 7 meses.

“Es un trabajo complejo porque son siete personajes que interpreta Lucero en un solo momento”, comentó Medina.

Una escena de la obra "Francisca", interpretada por Lucero Millán. Cortesía/ END

Este estreno se da en el contexto del 39 aniversario del teatro Justo Rufino Garay, que se cumplieron el pasado 19 de noviembre.

“Creo que es un buen trabajo porque reflexiona mucho y a la vez es divertido, vale la pena venir a verlo”, afirmó Medina.

La obra se estrenó este fin de semana y se presentará nuevamente el próximo viernes 21 y sábado 22 a las 6:30 de la tarde.

Tras el recrudecimiento de la crisis socio política y el estallido social en abril de este año, la actriz Lucero Millán se había visto obligada a abandonar el país temporalmente.

Millán dice que el exilio y la muerte son los ejes transversales en la obra, la cual a pesar de la adversidad, invita al espectador a caminar alegre junto a la actriz a lo largo de toda la trama.