•   Ciudad de México, México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

En México, desde hace tiempo es momento de hablar del uso de la marihuana con fines terapéuticos en pacientes pediátricos, especialmente en los que padecen cáncer y epilepsia, consideró la doctora Norma Esthela Llamas, del Hospital Civil de Guadalajara (oeste de México) en entrevista a Efe.

La especialista comentó que, debido a que algunos estudios han demostrado "resultados alentadores" del uso terapéutico del cannabis, los padres de pacientes pediátricos cada vez se documentan más sobre el tema y solicitan el uso medicinal de los cannabinoides.

Llamas, quien es pediatra especialista en cuidados paliativos, comentó que en el Hospital Civil de Guadalajara "ya aplican a pacientes pediátricos extractos de aceite de cannabis y los resultados han sido favorables" para problemas de dolor por algunos tipos de cáncer, como leucemia, y en niños epilépticos.

Incluso, el efecto ha beneficiado a los pacientes con insomnio y ansiedad, pues la sustancia mejora el sueño y la regulación del apetito, lo que ha dado mayor tranquilidad a los padres, quienes ya se involucran y reúnen de forma inteligente y consensuada con expertos sobre el tema.

En su ponencia dentro del XXI Congreso Internacional Avances en Medicina, la doctora expuso algunos de los resultados que han tenido estudios sobre los efectos de los componentes naturales de la marihuana en la atención pediátrica.

Explicó que en epilepsia refractaria, "los resultados sugieren un beneficio terapéutico para las convulsiones, con la disminución de la frecuencia e intensidad hasta en un 89 %".

En cuanto a espasticidad, aunque no hay muchos estudios todavía, "sí se detecta la disminución considerable de los síntomas, sobre todo en enfermedades neurodegenerativas, síndrome por asfixia y parálisis cerebral".

Los resultados también muestran que en el Síndrome de Tourette, un trastorno neuropsiquiátrico heredado con inicio en la infancia y caracterizado por múltiples tics físicos y vocales, con el uso de cannabinoides hay disminución en la severidad y una notable mejoría en la calidad de vida al reducir los tics.

Para Llamas, hablar del uso terapéutico de la marihuana en pacientes pediátricos "requiere de un trabajo en conjunto de políticas públicas, la investigación y la medicación, "pues hay empresas que lo venden (el medicamento) pero es muy caro y es importado".

Actualmente, la Academia Americana de Pediatría se opone a dispensar cannabis medicinal a niños y a adolescentes fuera del proceso regulatorio de la agencia de Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), aunque hace algunas aclaraciones obre su uso.

Expuso que la apuesta por la marihuana terapéutica en pacientes pediátricos aún tiene algunas limitaciones como la ambigüedad de algunos estudios y que la aplicación de cannabis podría generar efectos como náuseas, mareos o intoxicación en lactantes.

Además de que es necesario prestar atención al uso recreativo que los adolescentes le dan a la marihuana, esto con el objetivo de evitar adicción que podría generar un trastorno psicótico.

"Cuando lo usan de esa forma (recreativa) tienen efectos adversos a cuando se usa con fines terapéuticos", advirtió.

Sin embargo, consideró que "vale la pena hacer más investigación" y que los médicos "tienen que conocer, quitar miedos y mitos y ver cuáles son las realidades y los beneficios de estos medicamentos".

Actualmente, la Academia Americana de Pediatría se opone a dispensar cannabis medicinal a niños y a adolescentes fuera del proceso regulatorio de la agencia de Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), aunque hace algunas aclaraciones obre su uso.

Mientras que la academia reconoce que la cannabis puede ser una opción para la administración de cannabinoides para niños con condiciones de final de vida, condiciones severamente debilitantes y cuando las terapias actuales son inadecuadas.