•  |
  •  |
  • AFP

La selección de fútbol de Brasil salvó el honor en el último suspiro en su debut en la Copa FIFA Confederaciones Sudáfrica 2009 ante una selección egipcia ordenada y efectiva que le jugó de tú a tú en la apertura del grupo B. Un gol de penal en el tiempo de descuento transformado por Kaká sumó los tres primeros puntos para los campeones sudamericanos de este grupo.

La canarinha asestó muy pronto el primer golpe cuando un pase largo de Robinho encontró a Kaká en el semicírculo del área donde se deshizo con facilidad de Hani Said y Wael Gomaa y anotó con un disparo raso (1-0, 5').

Pero los campeones africanos no bajaron los brazos y prácticamente en la réplica encontraron el camino del gol. En una acción veloz, Mohamed Aboutrika centró desde la derecha y Mohamed Zidan se adelantó a Lucio para rematar de cabeza al fondo de la red de Julio César (1-1, 9').

Poco duró la alegría en el banquillo que dirige Hassan Sehata, porque de inmediato, Brasil recuperó la ventaja. Elano ejecutó un tiro libre lejano que Luis Fabiano tocó lo justo de cabeza para desviar fuera del alcance del portero (2-1, 12').

Dani Alves a punto estuvo de aumentar la cuenta en uno de sus famosos tiros libres, sin embargo Essam El Hadary demostró buenos reflejos, aunque falló luego en el saque de esquina que Juan cabeceó al fondo de la red (3-1, 37'). Ahmed Eid pudo recorta distancias en el último suspiro pero su testarazo a pase de Sayed Moawad salió alto por centímetros.

Sería interesante saber qué le dijo Shahata en el descanso a sus muchachos porque fuere lo que fuere, funcionó, y de qué manera. Si el combinado egipcio fue disciplinado y sólido en los primeros 45 minutos, tras el intervalo fue además agresivo y eficaz.

Sus triangulaciones empezaron a amenazar la portería de Julio César, hasta tal punto, que en un minuto lograron el empate. Mohamed Shawky, tras una excelente combinación por la izquierda (3-2, 55'), y Zidan, aprovechando toda su potencia y velocidad (55'), batieron por dos veces la potería brasileña, para delirio del público que se alió con el rival más débil (en teoría, al menos). Por primera vez, Julio Cesar encajaba tres goles como arquero de la Seleçao.

Los Faraones perdieron la timidez y los sudamericanos no encontraban el modo de crear acciones de peligro, apenas un disparo alto de Kaka y un balón dividido entre Ramires y el portero egipcio Essam El Hadary.

Pero casi con el tiempo cumplido Ahmed Al Muhamadi sacó bajo palos con el brazo un remate de Lucio, y Kaká no perdonó desde el punto de penal (4-3,90+1). Julio César aún tuvo que salvar a Brasil en un remate de Ahmed Said en el último suspiro, pero los brasileños sumaron los tres puntos.