•  |
  •  |
  • END

La máxima autoridad electoral de Irán descartó ayer martes la anulación de la impugnada elección presidencial del 12 de junio y anunció que el presidente reelecto Mahmud Ahmadinejad y su gobierno serán investidos entre el 26 de julio y el 19 de agosto.

Ello no impidió a Mir Hosein Musavi, quien ocupó el segundo lugar en estos comicios, mantenerse en su posición y anunciar la próxima publicación de un informe completo sobre los fraudes cometidos durante la votación.

De su lado, el presidente Barack Obama condenó la represión del gobierno iraní a los que protestan por el resultado de las elecciones, y rechazó las acusaciones de injerencia de Irán, afirmando que respeta su “soberanía”, en una rueda de prensa ayer martes.

Obama también afirmó que la legitimidad de la reelección del conservador Mahmud Ahmadinejad plantea “serios interrogantes”.

“Condeno enérgicamente estos actos injustos, y me uno al pueblo estadounidense en lamentar cada una de las víctimas inocentes”, dijo Obama en su discurso más firme desde las elecciones iraníes del 12 de junio.

Estados Unidos tiene “dudas significativas” sobre la legitimidad de las elecciones en Irán, agregó.

Sin embargo, “he dejado en claro que Estados Unidos respeta la soberanía de la República Islámica de Irán, y no va a intervenir en los asuntos de Irán”, afirmó.

Cinco días adicionales para examinar reclamos

El guía supremo iraní, el ayatola Alí Jamenei, acordó al Consejo de Guardianes de la Constitución cinco días adicionales para el examen de los reclamos sobre la elección presidencial del 12 de junio, informó el martes la agencia ISNA.

Desde hace diez días, decenas de miles de manifestantes liderados por el candidato Mir Hosein Musavi reclaman esta anulación, en protestas que dejaron al menos 17 muertos, un centenar de heridos y centenares de detenciones.

“Afortunadamente, durante la reciente elección presidencial, no constatamos ningún fraude o infracción mayor. Por consiguiente, no hay posibilidad de anulación” de los comicios, declaró el portavoz del Consejo de Guardianes de la Constitución, Abas Alí Kadjodai, citado por la televisión por vía satélite en inglés Press TV, que depende de la televisión estatal iraní.

Musavi, así como el candidato reformista Mehdi Karubi y el candidato Mohsen Rezai, denunciaron irregularidades durante los comicios, y los dos primeros piden la anulación de la consulta.

Al mismo tiempo el ministerio del Interior iraní instó a Mir Hosein Musavi, a “respetar la ley y el voto del pueblo”, informó la agencia Irna.

Mientras que las autoridades imponen importantes restricciones a la prensa extranjera para la cobertura de las manifestaciones, la agencia Fars anunció la detención de un periodista griego que trabajaba para el Washington Post, Iasan Athanasiadis-Fowden.

Crece tensión diplomática

A nivel diplomático, la situación seguía siendo tensa. Irán acusa a Londres y a Washington de ser los instigadores de las manifestaciones.

El primer ministro británico, Gordon Brown, anunció la expulsión de dos diplomáticos iraníes, en respuesta a una decisión de Teherán de expulsar a dos diplomáticos británicos de Irán.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán acusó al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, de “injerencia” en los asuntos del país, informó la televisión estatal.

El lunes, el secretario general de la ONU había exhortado a las autoridades iraníes a suspender sus “arrestos, amenazas y el uso de la fuerza”.