•  |
  •  |
  • END

Vicente del Bosque empleará todo el tiqui-taca que tiene a su alcance en la semifinal de la Copa Confederaciones que España jugará mañana (20:30 horas) frente a Estados Unidos. Así, juntará en el centro del campo a Xavi, Cesc y Xabi Alonso, renunciando a la banda derecha, para dominar el juego ante un equipo con dos mediocentros poderosos: Bradley y Clark.

Del Bosque probó ayer con Casillas; Sergio Ramos, Puyol, Piqué, Capdevila; Xavi, Xabi Alonso, Cesc, Riera; Villa y Torres. Éste será el equipo que actúe hoy, con Cesc y Xabi Alonso como mediocentros y Xavi con mayor libertad. Sergio Ramos tendrá que alargarse por la banda derecha y Riera ayudar en el centro.

Villa y Torres siguen siendo intocables en ataque y el seleccionador prefiere a Piqué en lugar de Albiol en defensa porque el central estadounidense Onyewu, de impresionante envergadura, es muy importante en las jugadas a balón parado.

La Selección no ha podido entrenarse en el escenario del partido, el Free State de Bloemfontein, a causa de las torrenciales lluvias caídas en las últimas horas y que desaconsejaban pisar el césped. Esta misma tarde volvió a llover y las temperaturas han caído mucho. La sesión tuvo lugar en el campo de entrenamiento habitual y duró una hora.

De Estados Unidos no se esperan muchas variantes. Menos cuando se trata de un equipo que depende exclusivamente de su velocidad del mediocampo hacia delante con figuras como Michael Bradley, Landon Donovan y Juzi Altidore.

Bob Bradley ha formado un equipo compuesto por gente joven, algo que hace pensar que su objetivo real es ir rodando a sus chicos para la cita mundialista.

En ataque la mayor parte del juego estadounidense pasa por Donovan. El jugador de Los Ángeles Galaxy es el buque insignia de este equipo. Máximo goleador en la historia del combinado ‘yanqui’ y el jugador con más internacionalidades del país, será el encargado de crear problemas a la zaga española y poner algo de orden en su equipo sobre el terreno.

Hay que destacar que Estados Unidos ya no es aquel equipo en el que sólo unos pocos jugadores competían a gran nivel fuera de la Major League Soccer. Del actual equipo sólo seis juegan en el torneo estadounidense. Muchos de ellos juegan en Europa y, aunque ninguno es la estrella de ningún grande del ‘Viejo Continente’, varios compiten en ligas importantes. Donovan, por ejemplo, estuvo en el Bayer Leverkusen, Howard en el Everton, o Dempsey en el Fulham. Por lo tanto tienen algo de experiencia en alta competición.

Si España consigue hacer su juego y apoderarse del balón desde el principio, no tendría que pasar apuros para plantarse en la final. Habrá que tener cuidado con los contraataques de los estadounidenses y con las posibles llegadas en segunda línea de Bradley. También habrá que estar pendientes a las posibles subidas de Spector por la banda. El lateral del West Ham tiene mucha proyección ofensiva.