• JOHANNESBURGO |
  • |
  • |
  • AFP

Brasil logró su tercer título de la Copa Confederaciones al ganar a Estados Unidos por 3-2, hoy en la final disputada en Johannesburgo, haciendo pedazos el sueño americano con un doblete de Luis Fabiano y un gol de Lucio, tras remontar una desventanja de dos tantos. Los norteamericanos, que habían dado ya la sorpresa al derrotar a España en semifinales (2-0), estuvieron cecra cerca de escribir la página más gloriosa de su historia, ya que acabaron el primer tiempo con un marcador favorable de 2-0, gracias a los goles de Clint Dempsey (10) y Landon Donovan (27).

Pero Brasil le dio vuelta al partido gracias a un gran Luis Fabiano, que acortó distancias al comenzar el segundo tiempo (46), y anotar después el empate (74), lo que le permitió hacerse con el premio de máximo anotador del torneo, con cuatro dianas, antes de que Lucio marcara el de la victoria (84).

El equipo norteamericano aplicó el mismo método que tan bien le había salido ante España en semifinales, cuando ganó por 2-0, con una gran presión en todo el campo y rápidos contragolpes. Esa fórmula le dio resultado en el primer tiempo, pero en el segundo apareció la magia brasileña.

El primer tanto estadounidense llegó al principio del partido, en el minuto 10, con un centro lejano de Jonathan Spector, defensa del West Ham inglés, para Clint Dempsey, que tocó la pelota ligeramente en carrera y colocó el balón a la derecha de Julio Cesar, en su tercer tanto en la competición. Brasil pudo empatar dos minutos más tarde, con una incursión de Robinho por la izquierda, que acabó con un disparo que atrapó Tim Howard.

Pero Estados Unidos llevó otro susto en el minuto 14, cuando el defensa Oguchi Onyewu remató un saque de esquina y, después de varios rechaces en el área, Dempsey remató alto en posición forzada. Si ante España en semifinales el contragolpe norteamericano fue mortal, contra Brasil lo volvió a ser, ya que el segundo gol fue una obra de arte.

Los estadonidenses recuperaron el balón tras un saque de esquina brasileño y con dos toques llegaron a las redes brasileñas. Landon Donovan robó el balón, se lo pasó a Charlie Davies a la derecha, quien le devolvió el pase a su compañero de Los Angeles Galaxy, que marcó tras hacer un recorte a Ramires.

Los brasileños intentaron acortar distancias con aproximaciones peligrosas al final del primer tiempo, pero tuvieron la suerte de marcar su primer gol en al inicio de la segunda parte (46), en una jugada en que Luis Fabiano recibió el balón de Maicon, y remató con una media vuelta que sorprendió a Tim Howard.

Ese gol dio oxígeno a Brasil y Kaká pudo empatar con un remate de cabeza, tras un centro de André Santos, que se fue el larguero. Tras botar el balón en el suelo, pegó en el interior de la barra y pareció que había entrado, aunque el árbitro sueco Martin Hansson no concedió el tanto.

Pero Brasil acabaría empatando en el minuto 74, con un tanto en el que intervinieron sus tres estrellas en el ataque. Kaká centró desde la izquierda, Robinho remató al larguero y el rebote le llegó a Luis Fabiano, que marcó de cabeza y sumó su quinto gol, que lo dejó con la Bota de Oro del torneo.

Los auriverdes siguieron atacando, hasta que tuvieron el premio definitivo en el minuto 84, con un gol de cabeza de su capitán Lucio, tras un saque de esquina lanzado por Elano.