•   TAIPEI  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Al menos 42 personas murieron en Taiwán, Japón y China y más de 70 desaparecieron al paso de varios tifones y tormentas tropicales, provocando inundaciones y deslizamientos de tierras, indicaron hoy fuentes oficiales.

En Taiwán, atravesada desde el viernes por el tifón Morakot ("Esmeralda" en tailandés), murieron por lo menos 23 personas, 56 desaparecieron y unas 30 sufrieron heridas, señalaron hoy los servicios de socorro. En Japón, otro tifón, Etau ("Nube tormentosa" en la lengua de las islas Palau), acompañado por lluvias torrenciales, llegó a la costa del Pacífico, dejando 13 muertos y varios desaparecidos, según la policía. La tempestad azotó ayer en la tarde a China, causando la muerte a seis personas, mientras que las autoridades ordenaron la evacuación de más de un millón de personas de varias provincias.

El sur de la isla de Taiwán ha sido la zona más afectada, y al menos 12.000 militares fueron movilizados desde ayer para ayudar a miles de habitantes atrapados. Hoy, mientras continuaban cayendo fuertes lluvias, decenas de miles de personas continuaban prisioneras a causa de la subida del nivel de las aguas en las regiones de Tianan y Chiayi. "Son las peores inundaciones en Chiayi de los últimos 50 años", sostuvo el alcalde, Chen Ming-wen.

Según los medios locales centenares de aldeanos, que perdieron todo contacto con el exterior desde el fin de semana cuando se derrumbó un puente, podrían haber sido sepultados por los deslizamientos de tierras. Estas informaciones no han podido ser confirmadas por las autoridades, que sin embargo confirmaron que 23 personas perdieron la vida en el centro y en el sur de Taiwán.

Daños de Morakot
Morakot ocasionó daños de por lo menos 3.400 millones de dólares taiwaneses (unos 106 millones de dólares) y más de un millón de hogares carecían de agua y electricidad, según las autoridades. Asimismo, mató a 20 personas en Filipinas el pasado fin de semana, donde cientos de miles de personas tuvieron que ser socorridas a causa de las inundaciones. En agosto de 1959, un tifón dejó 667 muertos y 1.000 desaparecidos.

Este tifón fue degradado hoy a la categoría de tormenta tropical al acercarse a Shanghai, la capital económica y financiera de China, donde se esperaban lluvias torrenciales, así como en Zheijiang y las otras dos provincias costeras orientales, Jiangsu y Shandong.

Las propiedades de más de 3,4 millones de personas sufrieron daños materiales en Zheijiang, donde cientos de aldeas fueron inundadas y más de 1.800 casas se derrumbaron, de acuerdo con la agencia oficial China Nueva. Más al sur, cerca de la isla de Hainan, afectada por la tormenta tropical Goni, 156 marinos fueron rescatados, pero diez seguían desaparecidos el domingo.

"Nunca había visto algo semejante"
Las precipitaciones comenzaron ayer en la prefectura de Hyogo, donde se registró el mayor número de víctimas. "Estamos haciendo todo lo posible para organizar los socorros e intentamos saber si otras personas desaparecieron", explicó un portavoz de la policía de Hyogo. "Fue aterrador. El nivel subía con un estruendo ensordecedor", manifestó un vecino al canal de televisión público NHK. "Hace más de 60 años que vivo aquí, pero nunca había visto algo semejante", agregó.

Se espera que el ciclón llegue a la región de Tokio mañana antes de mediodía. Etau podría provocar la caída de hasta 250 mm de lluvia en la capital.