•  |
  •  |
  • END

AFP / WASHINGTON

La OEA se reunirá hoy en Washington para debatir sobre las condiciones que impuso el gobierno de facto de Honduras para la visita de la misión de cancilleres, que busca propiciar una salida a la crisis tras el golpe de Estado, informó este lunes un comunicado.

La misión conformada por los cancilleres de Argentina, México, Canadá, Costa Rica, República Dominicana y Jamaica debía llegar a Tegucigalpa ayer, pero el gobierno de facto objetó que la acompañara el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, aunque luego lo aceptó, pero sólo como “observador”.

La sesión de la Organización de Estados Americanos (OEA) será a puerta cerrada y comenzará por la mañana a fin de “analizar la situación generada a raíz del aplazamiento de la visita a Honduras de la comisión”, indicó el texto.

Defienden a Insulza

El presidente del Consejo Permanente de la OEA, el embajador chileno Pedro Oyarce, lamentó que se haya retrasado el envío de la misión, al tiempo que rechazó las críticas del régimen de facto contra Insulza, según indicó otro comunicado de la organización.

El mandatario de Honduras, Manuel Zelaya, fue derrocado y expulsado del país por un golpe de Estado el 28 de junio, tras lo cual asumió la presidencia el entonces jefe del Congreso, Roberto Micheletti, quien soporta una fuerte presión internacional para que permita el retorno del presidente depuesto.

La OEA suspendió a Honduras el 4 de julio

El régimen de Micheletti rechazó en un primer momento la misión de la OEA, acusando al secretario general de la organización de “parcial”. Horas más tarde, la noche del domingo, cambió su postura y dijo aceptar la visita, siempre y cuando Insulza cumpliera un papel sólo de “observador”. El gobierno de facto agregó que la fecha de la visita “será determinada en los próximos dos días”.

La OEA presiona a Micheletti para que acepte el plan propuesto por el presidente de Costa Rica, Óscar Arias, mediador de un diálogo entre el mandatario derrocado y el gobierno de facto, que prevé la restitución de Zelaya, una amnistía política y el adelanto de las elecciones de noviembre.