•   Roma  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un total de 67 profesores de la Universidad La Sapienza, de Roma, pidieron al rector que anule la visita del papa Benedicto XVI a la inauguración del año académico, prevista para el jueves, en medio de la fuerte polémica desatada tras considerarle un "oscurantista" y de estar contra Galileo.

"Se trata de un evento incoherente y que no está en línea con el laicismo de la ciencia", afirmaron, entre otros, los físicos Andrea Frova (autor de un libro sobre Galileo y la Iglesia), Carlo Maini (presidente del Consejo Nacional de Investigación), Carlo Bernardini, Giorgio Parisi y Carlo Cosmelli en la carta enviada al rector, Renato Guarini.

En el texto, difundido por los medios locales, los profesores subrayaron que el 15 de marzo de 1990 el por entonces cardenal Joseph Ratzinger en un discurso en la Universidad de Parma (norte italiano) "recuperó la afirmación hecha por el filósofo Feyerabend en las éste decía que el proceso de la Iglesia contra Galileo fue razonable y justo".

Según los profesores, "son palabras que en cuento científicos fieles a la razón y en tanto docentes que dedicamos la vida a la difusión del conocimiento nos ofenden y nos humillan".

"En nombre del laicismo de la ciencia y de la cultura y en respeto de nuestra Universidad abierta a docentes y estudiantes de todos los credos e ideologías auspiciamos que este incoherente evento sea anulado", pidieron los profesores.

El rector Guarini respondió que el Papa va a La Sapienza como "mensajero de paz", recordó que la lección inaugural la pronunciará un profesor (el Pontífice se limitará a dar un discurso después del acto) y señaló que sólo es una minoría la que se opone a la visita.

Guarini, en declaraciones a Radio Vaticano, señaló que en La Sapienza enseñan 4.500 profesores y aseguró que la universidad acogerá al Obispo de Roma con "alegría".

El rector se quejó de que muchos de los que se oponen a la visita "jamás han leído un escrito del Papa" y llamó a los opositores a "dialogar para que la razón prevalezca sobre las ideologías, que ya están superadas".

A tres días de la visita, la crítica de los profesores al Papa ha desatado una fuerte polémica, en la que han terciado el Vaticano, otros profesores, estudiantes y la clase política italiana.

¿El Papa apoyó caso Galileo?
El cardenal Zenon Gracholewski, prefecto de la Congregación para la Educación Católica, dijo que se trata de una acción de "ostracismo" y subrayó que el Papa es un hombre de cultura, abierto al diálogo y a la confrontación.

Grocholewski desmintió que el Papa apoyase el proceso contra Galileo y precisó que Joseph Ratzinger ya en aquel 1990 revisaba junto a Juan Pablo II el caso, que concluyó en 1992 con la cancelación de la condena eclesial.

El investigador en genética Bruno Della Piccola denunció desde Radio Vaticano la petición de los profesores, se preguntó si los 67 "no se avergüenzan de pretender impedir hablar a una persona que goza del respeto internacional" y aseguró que lo que ocurre es que esos científicos "tienen miedo" a escuchar al Pontífice.

La teniente de alcalde de Roma, María Pía Caravaglia, del Partido Demócrata (PD, en el poder) manifestó hoy que es "paradójico" que se invite al Papa y después se pretenda revocar la invitación y su aliado de coalición Francesco Borgomeo, del democristiano Udeur, calificó la iniciativa como "la protesta de la intolerancia".

La iniciativa, no obstante, ha dividido a la coalición en el poder, ya que mientras el democristiano ministro de Justicia, Clemente Mastella, dijo que "la estupidez no tiene límites", el dirigente socialista y aliado Enrico Boselli manifestó que es legítimo oponerse al Papa.

La oposición conservadora aprovechó para atacar al Gobierno "por su silencio en el caso" y no descarta denunciar a los profesores ante los tribunales.

Estudianetes también divididos
Los estudiantes también se han dividido y mientras el colectivo de "Acción Universitaria" hizo un llamamiento para que todos acojan al Papa con "entusiasmo y calor, el colectivo de la facultad de Física dio vida hoy a la "semana anticlerical", que se prolongará hasta el jueves.

Alrededor de una comida a base de "porchetta" (cerdo) y vino, los jóvenes comentaron la visita y analizaron al Papa, del que dijeron "obstaculiza los derechos de los homosexuales y el progreso civil en Italia y se permite expresar juicios sobre temas que no son de su competencia".

La visita de Benedicto XVI coincide con el 705 aniversario de La Sapienza y acudirá acompañado del ministro de Universidades, Fabio Mussi, y del alcalde de Roma, Walter Veltroni, ambos ex comunistas.

El Papa Pablo VI ya la visitó en 1964 y Juan Pablo II en 1991. Karol Wojtyla fue investido por ese ateneo doctor "Honoris Causa" en Jurisprudencia.