•  |
  •  |
  • END

Su oficina es básica pero cómoda. La ocupa un escritorio con una computadora y una mesa redonda con tres sillas apta para pequeñas reuniones y para las visitas. Eso es suficiente para la cara pública del Instituto Nicaragüense de Desarrollo, INDE, Marco Zavala Hanón, presidente de la entidad, quien fácilmente se acomoda en los dos escenarios, mientras indica, a lo largo de la entrevista, que este año hay tareas por hacer. “Metas que cumplir”.

Marco Zavala nació en Jinotepe. Está casado con una granadina, decoradora de interiores, con quien procreó una hija, hoy de 11 años. Es un hombre hogareño y “muy, muy” religioso. Aunque comenta que INDE, institución que el próximo 4 de septiembre cumplirá 47 años de existencia, le consume buena parte de su tiempo, de manera que sólo el sábado por la tarde y el domingo los puede dedicar totalmente a la familia. “Ese día y medio es sagrado, no lo toco, es para mi esposa y para mi hija”, enfatiza, mientras deja entrever que se siente afortunado al ser parte de una entidad con “tradición”.

Este año INDE, que suma a la fecha la asistencia a 270 mil micros y pequeños productores, tiene entre planes la apertura de capítulos en lugares donde históricamente tuvo presencia, tal es el caso de León y de Chinandega. Además, prevé abrir uno en Estelí y otro en Carazo.

“Tenemos seis capítulos con los cuales abarcamos a 14 departamentos, incluyendo uno en el Caribe. Otra meta en lo que resta del año es la de cristalizar el proyecto Crédito Educativo, Educrédito, que fue precisamente el primer programa que INDE fundó en el país, en 1964, y que culminó a inicios de la década de los 90”, indica.

“Sin embargo, este año esperamos anunciarlo para que arranque el próximo año. Éste es un programa que ayudó a no menos de 2,500 profesionales, gente destacada que hoy ocupa altos cargos”.

¿Por ejemplo?

El diputado Agustín Jarquín Anaya; el empresario Guillermo Jacoby; don Danilo Aguirre (reconocido periodista y director fundador de El Nuevo Diario); Emilio Pereira, ex presidente del Banco Central de Nicaragua, BCN; Eddy Kühl (propietario del sitio turístico Selva Negra), entre otros de primera línea. Así que queremos reactivarlo para apoyar a profesionales y estudiantes en pre y post grado, haciendo énfasis en carreras técnicas que mucho se requieren en Nicaragua.

¿Cuál es la metodología de crédito?

En eso se está trabajando. Ya nos reincorporamos a la Asociación Panamericana de Crédito Educativo, y ellos nos están apoyando con una consultoría para definir el modelo de crédito y ver la mejor forma de cómo reintegrarnos. Nos ayuda, sí, el hecho de contar con un modelo financiero (como el Finde) y tener instalaciones. Hay un monto disponible para Educrédito de 5 millones de dólares para Nicaragua, que son fondos otorgados por el BCIE (Banco Centroamericano de Integración Económica) y Taiwan. Estamos contra reloj con esto, estamos apurándonos porque se corre el riesgo de perder los fondos, así que este año tiene que materializarse, es la meta. Así como seguir enfocándonos en el sector de micro y pequeños empresarios

Entendemos que la falta de innovación es lo más recurrente en el país, en sectores como el de micro y pequeñas empresas, esto, ¿qué tanto les preocupa?
La falta de innovación es lo más recurrente así como la falta de financiamiento, de allí el sobreendeudamiento en el sector. En promedio, le puedo decir, que en la pequeña y mediana empresa al menos tienen problemas con dos o tres instituciones financieras a la vez, esto es un común denominador… de manera que estamos enfrascados en apoyar la competitividad de las micros, pequeñas y medianas empresas (Mipyme). La verdad es que en nuestro modelo de negocios el tema de innovación y de emprendimiento es básico.


Cuándo habla de competitividad, ¿qué instrumentos o herramientas actualmente están de por medio?
Nuestros programas se enfocan en dos líneas: los financieros y los no financieros. Dentro de los no financieros están los servicios de desarrollo empresarial, apoyamos en esto en asistencia técnica, capacitaciones, diagnóstico de los negocios y en las tecnologías de información y comunicación, entre otros.


A la fecha, en términos financieros, ¿en qué consiste el apoyo, tomando en cuenta el contexto del Movimiento del No Pago?
En INDE contamos el Fondo del Instituto Nicaragüense de Desarrollo, Finde, donde estamos tratando de llegar de llegar a microempresarios que se han venido capacitando y recibiendo asistencia técnica de parte de nosotros, a ellos les damos crédito con intereses blandos a plazos largos. Inclusive, haciendo una combinación de lo que podría ser consolidación de deuda, porque hay que reconocer el problema de sobreendeudamiento que tienen los empresarios, entonces hemos venido adaptando productos que combinen la consolidación de deudas con capital de trabajo.

Por ejemplo, ¿qué productos?

Dependiendo del caso. Por ejemplo, además de consolidar la deuda y darle capital de trabajo para inversión fija, le ofrecemos factoraje para que tenga mayor rotación y liquidez en su factura. Entonces, tratamos de que sea algo personalizado. Analizamos el caso y vemos que mejor le acomoda.

¿Qué sectores priorizan con este tipo de apoyo?

Servicios y comercio. En la parte agrícola todavía no estamos incursionando, tenemos unos nueve o diez meses de haber iniciado operaciones con el Fondo, entonces estamos un poco cautelosos con el sector, dado el entorno en que nos toco volver reactivarlo. En esto tiene que ver el Movimiento del No Pago. Somos cautelosos en las colocaciones, sobre todo en lo relacionado con el campo… tenemos una tasa de mora bastante baja. Es mínima, mínima. Damos cobertura a más 100 productores en el Pacífico y en la Región Autónoma del Atlántico Sur, RAAS.


Es decir, funciona como microfinanciera… ¿de qué dependería dar el paso a financiera?
No lo estamos contemplando, ya tuvimos la oportunidad de participar en este tipo de crecimiento, y casualmente nos retiramos de esa línea porque sólo como estamos podemos llegar al pequeño. En la medida en que uno empieza a crecer y la operación se va volviendo más grande, se pierde el enfoque social que es el que no hay que perder. Como INDE nos interesa el impacto que podamos tener… hablamos de que se da créditos como mínimo de 500 dólares.

¿Y el crédito promedio a cuánto asciende?

Anda entre 10 mil y 15 mil dólares entre pequeños y medianos empresarios. El interés y el plazo dependen del caso. En el de consolidación de deuda, el interés anda por el 18% y el plazo es hasta de ocho años… pero también --repito-- damos asistencia técnica a través del programa INDE Prosede, que incluye educación financiera.

¿Qué tanto ayuda eso?

Ayuda mucho. Con la asistencia, lo primero es realizar un diagnóstico a los negocios para casualmente identificar las problemáticas que tienen: ¿por qué están empantanados con el producto? Algunos no tienen un sistema contable, un sistema de inventarios o de producción, de manera que producir sólo es parte de la rutina. Así que los especialistas le hacen un perfil de dónde está el problema y luego viene la asistencia, donde se le da la visión de cómo pueden mejorar. Ya hay casos exitosos, por ejemplo, en la rama de artesanía. Además, ahora nos hemos puesto a actualizar a los consultores de micro y pequeños empresarios, es algo adicional.

A su juicio, ¿qué incidencia tiene ese valor agregado?

Bueno, ha sido una buena decisión. Esto lo notamos en el aumento de los bonos de subsidio que otorgamos a los empresarios. Éstos están aumentando en los últimos meses en un 10% respecto a lo que nos proyectábamos.

Aparte de eso, INDE cuenta ahora con el motor de búsqueda de consultores para Mipyme…
Sí, se instaló con apoyo de la AID con el programa Empresas y Empleo. Nosotros colocamos en la página web del INDE (www.inde.org.ni), un motor de búsqueda de servicios de desarrollo empresarial que, en palabras sencillas, permite que un empresario que necesita asesoría o apoyo en actividad que está realizando, sólo llena un breve cuestionario, donde debe indicar en qué campo quiere que se le ayude, en qué departamento del país está y la especialidad que requiere, y allí se le indican todos los consultores y las empresas que brindan el servicio que demanda en el departamento donde lo requiere.

En ese motor de búsqueda tenemos inscritos ahorita 560 consultores de toda Nicaragua. Allí hay consultores adscritos a Prosede y no adscritos, es decir, independientes. La diferencia es que los adscritos a Prosede cuentan con un aval que certifica su especialización.


¿Cuántas visitas tiene a la fecha?
Más de dos mil visitas.

¿Cuánto cuesta para un micro y pequeño empresario contar con ese apoyo, en términos reales?
Bueno, nosotros como INDE acercamos la oferta y la demanda y servimos de facilitadores al entregar un bono de subsidio. De modo que la negociación entre el empresario y el consultor es directa… pero el subsidio que le brindamos abarca entre un 50 y 60% del costo de ese servicio.

¿Qué requiere un empresario para obtenerlo? Que nos visite y demuestre que está en una actividad comercial o productiva, lo principal es que nos facilite la licencia o la matrícula de la Alcaldía, pero si no está inscrito --porque a veces el problema es que no lo está--, entonces debe demostrarlo con facturas de sus proveedores... Hay circunstancias adversas, es cierto, pero los empresarios y el pueblo nicaragüense en general son muy luchadores, independientemente de que falta un ambiente óptimo para hacer negocios.


En ese sentido, ¿qué tanto preocupa 2011, que es un año electoral?
En el INDE hemos valorado que el nicaragüense ha ido perdiendo la capacidad de asombro, ya mucho de lo que pasa no asombra a nadie. Entonces, decir que el otro año será peor, pues bueno… a lo mejor nos sorprende 2011 y resulta mejor el año… Como INDE, gracias a Dios, tenemos todo un historial que nos permite seguir trabajando y haciendo aportes al país, con apoyo de la cooperación que ahora es más especializada. Ahora requiere de actores que sepan lo que tienen que hacer, así que el impacto que se busca debe poder ser medido.


Es una cooperación más fiscalizadora, ¿es lo que quiere decir?
Sí es más fiscalizadora y específica. La preocupación de ellos es que el impacto sea realmente medido y comprobable en el tema de asistencia y de lucha contra la pobreza.

Pero aún no se habla de recortes para el caso de INDE…

Yo diría que están muy cautelosos. Todavía muchos de los cooperantes no se han retirado, lo cual no quiere decir que no pueda ocurrir. Con esto quiero ser claro de que no todo es producto de la situación política interna, pues también hay nuevas tendencias en el mundo para enfocar la cooperación, pero es un hecho que la inestabilidad en Nicaragua acelera el proceso de retiro de muchos cooperantes… Como INDE lo tenemos claro: la meta es seguir trabajando como lo hemos hecho en los últimos 47 años, independientemente de los gobiernos (de turno), poniendo nuestro granito de arena en el micro y pequeño empresario y en la lucha contra la pobreza”, apunta el líder empresarial.


¿La reelección?, depende...

¿La reelección?, depende….

El presidente del INDE, Marco Zavala Hanón, dice que no tiene previsto un tercer mandato en la entidad.

“Estamos ahorita haciendo el trabajo del día a día. Aunque en INDE, a diferencia de otras entidades, no tenemos restricciones de períodos. Hay una norma de que los presidentes que han asumido el INDE nunca han estado más allá de tres períodos (tres años), pero por norma. Hay unos que han estado un año, por ejemplo.

¿Por qué en su caso no optará por los tres años?

Acabo de empezar, prácticamente, el segundo período, y mal haría en pensar en el tercero. Tengo más bien que enfocarme en hacer bien el trabajo.

Entonces, no lo contempla a mediano o largo plazo…

Bueno, los que han hecho un tercer período ha sido por una situación particular, o por un proyecto específico.


¿Es por ética empresarial… estamos viendo el caso del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep?
La verdad es que todo depende del trabajo que uno hace. Los cargos de directores se eligen en asamblea nacional y luego en un consejo ejecutivo ampliado, que es un órgano bastante completo. Estamos hablando de los 14 directores que son electos, más todos los ex presidentes del INDE, más los representantes de todos los capítulos departamentales, más los delegados de los programas seleccionan al presidente del INDE. O sea, que no es algo tan sencillo. Pero no hay nada malo. El año pasado, en el caso del Cosep, estuvimos en contra de la reforma a los estatutos para la reelección, pues es muy diferente cuando la organización contempla la reelección indefinida o continua por una persona. Eso es otra cosa.