Rafael Lara
  •   MANAGUA  |
  •  |
  •  |
  • END

Los magistrados liberales que se oponen a la instalación de los conjueces visitaron el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, donde entregaron una carta con sus argumentos con la cual respaldan sus consideraciones de ilegalidad de la actual constitución de la Corte Suprema de Justicia, CSJ.

Según el magistrado Manuel Martínez, las consecuencias para la población serán graves, ya que la actual CSJ no está constituida legalmente ya que fueron sustituidos con personas ajenas a ese Poder del Estado.

Señaló que si bien la figura de los conjueces está en la Constitución de la República, actualmente no existe una ley que regule el procedimiento de instalación y funciones específicas.  Mientras tanto aseguró que no es la misma Corte, con su Acuerdo 41 elaborado por los magistrados sandinistas, la que puede resolver esto, sino la Asamblea Nacional a través de la aprobación de una ley.

La doctora Vilma Núñez, presidenta del Cenidh, comentó que el deterioro del Poder Judicial no es de ahorita, pues inició con el pacto entre los caudillos políticos Arnoldo Alemán y Daniel Ortega, pero no había llegado a los actuales extremos de inseguridad jurídica.

“El Poder Judicial actualmente sufre un deterioro institucional lo que representa un grave problema para los derechos humanos en Nicaragua por sus implicaciones futuras”, expresó agregando que su organización no puede avalar y aceptar resoluciones salidas de las actuales salas, constituidas por conjueces y ex magistrados que permanecen en sus antiguos puestos.

En la actividad estuvieron presentes los magistrados Iván Escobar Fornos, Manuel Martínez Sevilla, Edgard Navas, Gabriel Rivera, Sergio Cuaresma y Antonio Alemán.