elnuevodiario.com.ni
  •   LONDRES Y WASHINGTON  |
  •  |
  •  |
  • Agencias

Autoridades de Gran Bretaña y Estados Unidos investigaban esta mañana sobre la presencia de paquetes sospechosos en aviones de cargas que viajaban entre ambos países.

Varias zonas del aeropuerto británico de East Midlands fueron cerradas en dos ocasiones tras el hallazgo de un paquete sospechoso, percance que no impidió mantener la operatividad del aeródromo, informaron las autoridades aeroportuarias del Reino Unido.

Las autoridades señalaron que el primer aviso fue recibido a las 02.30 horas GMT, tras lo cual se evacuó y precintó un centro de distribución del aeropuerto de East Midlands, que sirve a las localidades de Nottingham, Leicester y Derby (norte de Inglaterra). El área se reabrió a las 09.00 horas GMT, pero se volvió a instalar un cordón de seguridad poco antes de las 13.00 horas GMT, como medida de "precaución", para volver a examinar el paquete.

Un portavoz de la policía manifestó a la agencia local PA: "el paquete está siendo nuevamente examinado como medida de precaución. "Esto significa que un edificio de distribución de carga y una serie de oficinas han sido cerradas, junto a varias vías internas del aeropuerto", añadió el portavoz.

El gestor aeroportuario BAA, por su parte, negó algunas informaciones acerca de la detección de otros paquetes considerados sospechosos en los aeropuertos londinenses de Heathrow y Stansted, y en los escoceses de Edimburgo y Glasgow.

La situación se dio a conocer después de que se supiera que las autoridades de Estados Unidos inspeccionaban varios aviones de carga en dos aeropuertos de la costa este, Filadelfia y Newark, tras recibir información de una sospecha de bomba en un avión de carga en Londres.

Las autoridades estadounidenses explicaron que se trata de una medida de precaución después de que se hallara un paquete sospechoso en un avión de la empresa de mensajería UPS que hizo escala en Londres. Según la cadena CNN, el avión de UPS partió de Yemen y su destino final era Chicago.

Más tarde un funcionario policial alegó que las sospechas de bomba se desvanecieron porque si bien el cartucho de toner había sido manipulado un test de explosivos dio negativo.