•   PUERTO PRÍNCIPE / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Haití comenzó ayer martes a conmemorar el primer aniversario del devastador terremoto del 12 de enero de 2010, una catástrofe donde murieron 220.000 personas y que el devastado país está muy lejos de superar.

Las ceremonias empezaron con la visita de altos funcionarios del gobierno del presidente saliente, René Preval, a una fosa común situada en las afueras de Puerto Príncipe, donde reposan numerosas víctimas del terremoto.

Las conmemoraciones terminarán este miércoles a las cuatro de la tarde con 53 minutos, hora local en que el sismo de magnitud 7 hizo temblar la tierra el 12 de enero de 2010. Los haitianos están convocados a observar un minuto de silencio en ese momento, cuando se soltarán globos blancos.

Está prevista una misa católica al aire libre donde se elevaba la catedral, destruida durante el sismo, y cuyos escombros aún no fueron retirados.

El ex presidente estadounidense Bill Clinton, Coordinador de la ayuda extranjera para Haití, llegó ayer martes a la capital haitiana y se declaró “frustrado” por la lentitud de la reconstrucción en el empobrecido país, donde decenas de miles de personas siguen viviendo en campos de refugiados.

También pidió al gobierno que “resolviera” el conflicto electoral. No obstante, se consideró “animado” por las mejoras en los plazos y la optimización de la entrega de fondos para implementar proyectos; “lo estamos haciendo mucho mejor”, estimó.

800 mil refugiados

Doce meses después de la catástrofe, el país más pobre de América sigue sin recuperarse. Los cerca de 800.000 refugiados lo corroboran.

El país está sumergido en una crisis económica y las infraestructuras están destruidas. A ello hay que agregar una epidemia de cólera desatada a mediados de octubre y que, según los últimos datos del Ministerio de Salud Pública, provocó la muerte de 3.759 personas. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la enfermedad no alcanzó aún su pico.

El presidente estadounidense, Barack Obama, afirmó ayer que la comunidad internacional debía cumplir con sus promesas de ayuda a Haití, y aseguró que Estados Unidos se mantenía como aliado “fiable” de Puerto Príncipe.

“La comunidad internacional debe ahora cumplir con las promesas que formuló de apoyo sólido y a largo plazo. Y mientras se esfuercen por reconstruir su país, los haitianos siempre podrán contar con la alianza fiable de Estados Unidos”, añadió.

Estas 48 horas de homenajes tienen lugar en medio de una crisis política por la impugnación de los resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales del 28 de noviembre.