•   Chontales, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Mauricio Sandoval, quien posee una venta de verduras en la entrada a Juigalpa, limpia su área diariamente, pero se queja de algunos vecinos que habitan al otro lado de la calle, porque llegan a botar los desechos, justo cerca de su tramo.

Sandoval demanda que los camiones recolectores de basura de la Alcaldía de Juigalpa pasen por su zona, por lo menos tres veces por semana, y que a los vecinos que lanzan la basura a la calle les instalen recipientes para que dejen de ensuciar.

Durante enero y febrero pasado, la municipalidad recolectó 3,400 metros cúbicos de basura en la ciudad de Juigalpa, pero esa es solo una parte de los desechos sólidos que genera la población, porque para esa labor la comuna apenas cuenta con tres camiones y con un tractor que hala un tráiler.

La limpieza la hacen en ocho zonas y 10 barrios de la ciudad; y en 2011 recogieron más de 18,000 metros cúbicos de basura, los cuales fueron depositados en el relleno sanitario, ubicado a 4.5 kilómetros del área urbana, informó el responsable de Servicios Municipales, Bismarck Cerda.

En Juigalpa, los camiones recolectores solo pasan dos veces por semana en cada barrio, y cada día levantan alrededor de 100 metros cúbicos de basura. Por las tardes, incluyendo los domingos, recolectan la basura de restaurantes, gasolineras, clínicas y hospitales.

La población urbana de Juigalpa ha sido estimada en 68,000 habitantes, que equivalen a unas 13,600 familias. De ser así, la Alcaldía solo está recolectando el 59% de la basura domiciliar de la ciudad, ya que solo atiende a 8,000 viviendas.

Ronald Téllez también manifestó que el camión recolector de basura debería pasar al menos día de por medio en cada barrio, para evitar acumulación y dispersión de desechos.

No obstante, Cerda alega que “si pasara diario el camión significaría recoger la mitad (de basura)... No utilizaríamos la capacidad del camión y llegaría vacío” al relleno sanitario. Asegura que al recolectar los desechos dos veces por semana en los barrios, los camiones llegan llenos al vertedero.

Focos de suciedad

Melvin Guevara, responsable de Epidemiología del Centro de Salud de Juigalpa, comentó que a pesar de las frecuentes jornadas de limpieza, que realizan con apoyo de otras instituciones, la población sigue ensuciando la ciudad.

Señaló que en barrios periféricos, como Rey Jesús, Panmuca y San José, se observa la aglomeración de basura. “Tal vez se barrió y se recogió la basura, pero no se la llevó el camión, y eso crea problemas serios porque los perros la riegan”, afirmó.

Guevara considera que el problema de la basura en Juigalpa requiere de una respuesta integral que involucre a toda la población para evitar brotes de enfermedades.

Sugirió a los ciudadanos que, cuando vayan por la calle porten bolsas plásticas para que echen la basura, y luego la depositen en el recipiente más cercano.

Cuesta que paguen

Las autoridades municipales de Juigalpa se quejan de que la mayoría de ciudadanos se resisten a pagar por el servicio de recolección de basura. De 8,000 domicilios que atiende la Alcaldía, entre 2,000 y 3,000 son los que pagan.
“La obligación nuestra es recolectar la basura, aunque no paguen por ese servicio que cuesta 20 córdobas mensuales”, enfatizó Cerda.

Una cuadrilla de operarios de la Alcaldía tiene la misión de limpiar cada día 52 cuadras de calles alrededor de los dos mercados que hay en la ciudad, además de las inmediaciones de supermercados y restaurantes.

La municipalidad juigalpina atiende a 26 clientes grandes, entre restaurantes, clínicas y hospitales. El pago del servicio especial de recolección de basura anda entre los 200 y 400 córdobas mensuales.

El problema aumenta porque cada día crece el volumen de desechos. Por ejemplo, en el Rastro Municipal de Juigalpa matan un promedio de 220 reses por mes, y pronto también empezarán a matar cerdos, lo que exigirá mayor recolección de desechos sólidos en esa zona.

Patrulleros y multas

La delegada municipal del Ministerio de Educación, Mined, Margarita Aguilar, dijo que en Juigalpa hay 50 brigadas ecológicas de los diferentes colegios de Secundaria que atienden el problema de la basura, entre otros de índole ambiental.

A juicio de Aguilar, para mantener limpia la ciudad es necesario que cada ciudadano se convierta en promotor de la recolección de basura y evite ensuciar.
Propuso “crear patrulleros ambientales” con grupos de estudiantes apoyados por la Policía y el Ejército, a quienes la Alcaldía autorizaría “para que multen a quienes tiren la basura en la calle”.

“Vemos las orillas de la carretera con basura, las comarcas con desechos sólidos, materiales de construcción, los camiones vienen con ganado tirando el estiércol”, se quejó Aguilar, quien cree, sin embargo, que Juigalpa, comparada con otras ciudades, aún es limpia, porque algunas áreas públicas, como el Parque Central y los mercados se mantienen aseados.

La pérdida de recipientes

La Alcaldía informó que en los últimos tres años ha instalado 120 recipientes en parques, áreas verdes, estadios y otros lugares públicos, pero estos han desaparecido; las autoridades suponen que se los han robado algunos vendedores de chatarra.

Sin embargo, la municipalidad de Juigalpa anunció que este año instalará 30 recipientes metálicos más en distintos lugares públicos de la ciudad.    

“También tenemos una cuadrilla de trabajadores que se dedica a la limpieza de cauces… y en la carretera. La limpieza la hacen una vez por semana,” afirmó Bismarck Cerda.

El funcionario dijo que la municipalidad, aparte de los camiones que tiene, necesita al menos dos camiones más de volquete de 8 metros cúbicos, o redoblar turnos y contratar a más personal de limpieza.

Explicó que hay personas que se dedican a hurgar entre la basura que recoge la Alcaldía, para separar botellas, hule, bolsas, plásticos y latas, entre otros productos reciclables que luego venden. “Eso nos permite en el futuro tener mayores áreas para el botado de basura”, dijo el funcionario municipal, al indicar que los buscadores de materiales reciclables ayudan a que haya menos desechos en el vertedero.

Cerda informó que en el vertedero utilizan material del suelo para tratar la basura. “Un tractor que corta, empuja y sirve para tender el material... Hay una separación de la materia orgánica e inorgánica…”, precisó.

Los biodigestores

El Centro de Estudios Biotecnológicos de la Universidad Politécnica de Nicaragua, Cebiot-Upoli, y la Alcaldía de Juigalpa, firmaron un convenio para la instalación de un proyecto de biodigestores de presión hidráulica, obra que construyen en el Rastro Municipal.

Pretenden instalar cinco digestores en el Rastro, en el área de destace de cerdos, que absorberán hasta 10 metros cúbicos de desechos sólidos y líquidos, cada uno, para producir un total de 25 metros cúbicos de biogás que sería almacenado en bolsas especiales.

Los digestores absorberán sangre, heces y algunos residuos de grasas de la matanza. En el Rastro separan los huesos de la piel del cerdo, los que serán enviados a un horno, que será alimentado con biogás para producir harina, explicaron las fuentes municipales.